Escuchar este artículo

El partido de los jueces

Agosto 09, 2020 - 06:55 a. m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizábal

Esto no es nuevo ni se va a acabar pronto. Con la providencia de mil y pico de páginas que ordena la casa por cárcel al expresidente Uribe recibimos una nueva notificación del partido de los jueces como factor político y de gobierno en Colombia.

La providencia, que no resuelve el problema de fondo aunque parece la sentencia definitiva, los magistrados dieron a conocer su punto de vista sobre el enorme peligro que, según ellos, representa Uribe para la transparencia del proceso. La cara de satisfacción del magistrado que leyó el comunicado indica su complacencia por el trabajo realizado.

Uno no sabe si la satisfacción la produjo el haber actuado con el equilibrio que debe proceder un juez justo, o por haber cumplido la tarea que le encomendaron. De resultas, el hombre más importante de la política colombiana, quien dirigió el país para derrotar la violencia demencial de las Farc y por haberle devuelto la tranquilidad y la confianza a los colombianos, hoy está en prisión domiciliaria.

Para ello acudieron a la valoración subjetiva de testimonios y pruebas que involucran a dos personajes conocidos por sus mentiras y por haber sido miembros, ellos sí, de organizaciones paramilitares. Personajes que vendían declaraciones que tuvieron sub judice por años y sin resolverles su situación a dirigentes como Nancy Patricia Gutiérrez y Dilian Francisca Toro.

El fondo de todo está en los procesos que la Justicia, léase el partido de los jueces, le abrió hace veintitantos años a Uribe por unas masacres realizadas por paramilitares. Son más de dos décadas sin absolver al sindicado por que no tienen las pruebas incontrovertibles que exige la ley para condenarlo. En ningún país democrático pasa eso, salvo en aquellos donde se pretenda desconocer o ignorar la presunción de inocencia.

Pero aquí tenemos el partido de los jueces que lanzó un magistrado entonces presidente de la Corte Suprema hace más de una década y en una entrevista. Ese partido tiene la misión de cobrarle a Uribe los errores que sin duda se cometieron en su gobierno al espiar a los jueces y controvertir sus decisiones.

El carcelazo contra Uribe no debe sorprender. Por el contrario, la providencia, que parece una sentencia anticipada, es un eslabón más y la recta final en la misión de condenar a un expresidente de la República a quien ordenan detener por ser un sujeto peligroso: “Todos los delitos que le son imputados al senador Álvaro Uribe atentan contra la recta y eficaz impartición de justicia, cuya naturaleza y modalidad son de insoslayable gravedad”, dice en mil y pico de páginas innecesarias. Les bastaba una.

¿Era necesario detenerlo y ponerle una caución como el peor de los criminales? Según los magistrados y los enemigos de Uribe que emitieron madrazos mientras ponían de fondo el himno nacional, y los que lo odian y los que se benefician con su detención, sí. Más aún: los presidentes de las ‘Altas Cortes’, que al parecer ya sabían el contenido del auto, emitieron una carta donde pidieron silencio a los partidos, censuraron la expresión libre y calificaron de presión indebida el que alguien protestara por lo que ya sabían que iba a pasar.

Esas son nuestras instituciones, cada vez más de espaldas a los ciudadanos. Instituciones como la Justicia que se deshilacha a diario después de cada actuación selectiva y politizada de los jueces que intervienen y tratan de gobernar y se niegan a reformarla para que por fin funcione.

Ese es el partido de los jueces.

Sigue en Twitter @LuguireG

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS