Optimismo fundamentado

Optimismo fundamentado

Septiembre 23, 2018 - 11:30 p.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

Después de cuatro años creciendo a tasas cada vez más bajas, 2017 marcó el punto de inflexión en la senda de desaceleración de la economía colombiana. Así, las expectativas de crecimiento para 2018 han sido revisadas al alza hasta un 2,7% que incluso podría llegar a superarse. El Valle del Cauca y su capital son protagonistas principales de este proceso de reactivación.

De hecho, el índice de confianza del consumidor, medido por Fedesarrollo, ha venido repuntando en todo el territorio nacional a lo largo de 2018, destacándose el aumento del mismo en la ciudad de Cali en el mes de agosto frente al mes de julio, cuando se presentó una leve corrección a la baja en las demás ciudades del país. Particularmente, los caleños muestran una notable mejor disposición a comprar vivienda.

No obstante el problema de los precios internacionales del azúcar, la región va bien. Hay unas decisiones de política del gobierno Duque que esperamos adopte pronto sobre los biocombustibles y la defensa de nuestra producción azucarera de la que viene del exterior con subsidios.

En buena parte esta renovada confianza es producto de la consolidación de los procesos electorales, Congreso, Presidencia y consulta anticorrupción, que han sentado las bases para un ambiente de negocios estable y con efectivos balances de control entre los distintos protagonistas de los poderes públicos.

En Cali, los vientos propicios se sienten en varios frentes. Como lo señala Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, con 106.000 nuevos empleos formales, Cali ocupa el tercer puesto entre las 13 principales ciudades del país en generación de empleos formales en los últimos 5 años (periodo mayo-julio), solo superada por Bogotá y Medellín. Pero, aún más destacable es la tasa a la que lo viene haciendo, 18,4%, un resultado bastante superior al de Bogotá 8,6% y al de Medellín 12,9%.

Comparando el periodo mayo-julio, la ciudad ha logrado bajar su tasa desempleo desde el 12,3% en 2017 hasta 11,1% en 2018. Esta tasa se sitúa ligeramente por debajo de la de Medellín (11,2%), pero aún por encima del promedio nacional para las 13 principales ciudades (10,4%). Las condiciones están dadas para seguir mejorando en este frente, en la medida en que el sector de la construcción, los servicios y el comercio mejoren su desempeño.

Por otro lado, según los datos del Imae revelados por el Banco de la República y la Javeriana Cali, en su reciente edición, reflejan que la economía del Valle del Cauca viene creciendo a un 3,4% en el segundo trimestre del año, esto es, 0,8 puntos porcentuales por encima del promedio nacional. Este buen desempeño, se le atribuye a la dinámica del sector comercial e industrial que responde al impulso de un fuerte crecimiento en los Estados Unidos y a una tasa de cambio favorable a las exportaciones.

Estos números nos deben generar un optimismo de cara al futuro, en donde vemos que el trabajo y compromiso de nuestros empresarios, generan prosperidad para nuestra región. Por otro lado, debemos contar con una administración pública dispuesta a fomentar el emprendimiento, la innovación y el conocimiento al servicio de un crecimiento económico incluyente y equitativo.

Con este optimismo fundamentado debemos prepararnos para un 2019 lleno de plena dinámica.

*Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

VER COMENTARIOS
Columnistas