El Valle Competitivo

Escuchar este artículo

El Valle Competitivo

Diciembre 15, 2019 - 11:35 p. m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

El Valle, haciendo un esfuerzo grande, que debemos reconocer, se ha mantenido en el quinto puesto en el índice departamental de competitividad 2019, el cual es generado anualmente por el Consejo Privado de Competitividad con la colaboración de la Universidad del Rosario. Si somos la tercera economía del país, ¿por qué no estamos por lo menos en el tercer puesto? ¿Por qué no subimos del puesto 5? Voy a arriesgar unas respuestas.

En primer lugar, si bien el tamaño de la economía no necesariamente da competitividad, sí la favorece, por las economías de escala, por la capacidad de masa crítica para consolidar clusters productivos, por la capacidad de diversificación y sofisticación, entre otros. A este respecto, el hecho de ser la tercera economía del país debería darnos una posición competitiva mejor que la actual. Tomemos en cuenta los pilares que más nos restaron: entorno para hacer negocios, puesto 31 entre 33, y el de Educación media y básica, puesto 22 entre 33.

En el pilar de entorno para hacer negocios, todavía la burocracia oficial no ha tomado conciencia, es realmente triste y esperamos que las nuevas administraciones municipales tomen cartas en el asunto. En lo relativo a los entes nacionales en la región, pues que la Gobernadora asuma su liderazgo ante ellos. Por lo menos, en asuntos críticos como: registro de propiedades, licencias de construcción y pago de impuestos, debemos trabajar muy en serio. Es escandaloso que nuestro departamento esté de 32 entre 33 en el país, respecto de permisos para construcción, o de 24 en pago de impuestos, o de 20 en registro de propiedades. Las Cámaras de Comercio deberían mantener una veeduría sobre este tema. Y si quieren saber cómo se hace la tarea, que visiten el departamento de Caldas, en donde se evidencia que sí es posible ganar campo en esta dimensión, ocupando el primer puesto a nivel nacional en facilidad para hacer negocios. Prestemos atención a las buenas prácticas.

A su vez, el resultado en el pilar de Educación media y básica es doloroso, pues genera un daño en las nuevas generaciones. Cierra las oportunidades futuras de la región. Mantiene las desigualdades. Este déficit es pavoroso. Y debe concentrar los esfuerzos en los planes de desarrollo departamental y municipales. Esta es la gran urgencia. Debe ser la prioridad ‘1-A'. Donde todos debemos sumar. La alcaldía de Cali ha hecho importantes esfuerzos, y sus frutos se recogerán con el tiempo. Debemos tener paciencia y mantenernos trabajando. No da réditos políticos en el corto plazo, pero sí constituyen la mejor decisión de inversión. Esta es una de las razones, para que no hayamos subido en el ranking, pues los frutos todavía no se ven, pero ya se sembraron. Aquí debemos pensar en construcción y readecuación de colegios, útiles, zapatos y espacios formativos, pero también, y quizá, de manera más urgente, en la formación de los docentes y en la alimentación de los niños. Los esfuerzos adelantados por el alcalde Maurice Armitage, y la gobernadora Dilian Francisca Toro, deben ser profundizados y mantenidos en el tiempo.

Finalmente, el tercer pilar bajo que tenemos en el Valle, es el del mercado laboral. Poseemos alto desempleo y subempleo. Este tema merece un análisis más estructural para diseñar política pública y acción empresarial.

La competitividad está ligada con el bienestar, y allí debemos apuntarle para mejorar la calidad vida en la región.

* rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS