Egipto, la supervivencia

Escuchar este artículo

Egipto, la supervivencia

Julio 05, 2013 - 12:00 a. m. Por: Liliane de Levy

“La Sharia (ley islámica) no puede alimentar al pueblo”, título Mohamed el Baradei su escrito en Foreigh Policy para explicar porque el pueblo egipcio reunido en Plaza Tahrir el domingo pasado (y demás plazas del país ) repudió a su presidente Mohamed Mursi, quien había asumido su cargo hace exactamente un año tras elecciones democráticas ampliamente ganadas. El Baradei, exdirector de la Agencia Internacional de Energía Atómica y Premio Nobel de la Paz es el candidato de la oposición para reemplazar a Mursi.Sucede que Mursi y la cofradía de los Hermanos Musulmanes que representa, fracasaron en todo lo que emprendieron en su primer año en el poder. Y llevaron al país a una desintegración social y económica de tal envergadura que no permite dejarlo en sus manos por los tres años faltantes de su mandato. La partida de Mursi se volvió un caso de vida o muerte para Egipto y había que actuar. Para llegar a su meta la oposición recogió más de 22 millones de firmas en su contra; manera de contrarrestar el argumento de los Hermanos Musulmanes que enarbolan la cifra de 13 millones de votantes a su favor en diciembre 2012. Y luego la oposición apeló al ejército para que ayudara a deshacerse del incompetente presidente; cosa impensable en el pasado ya que después de la caída del exdictador Hosni Mubarak en enero del 2011, el ejército tomó las riendas del país y se desacreditó por su pésima gestión. Pero ahora el ejército se convirtió en la única tabla de salvación de la oposición contra los Hermanos Musulmanes y fue así cuando hace un par de días su jefe, el general Abdel-Fatah Al Sisi, anunció al país y al mundo que destituyó a Mohamed Mursi y presentó una ‘Hoja de Ruta’ para un periodo de transición que exige la reescritura de la Constitución, esta vez incluirá a todos los partidos del país y la organización de elecciones parlamentarias y presidenciales anticipadas.Enumerar los fracasos del gobierno de Mursi en este espacio es difícil. Me limitaré a algunos de suma gravedad.-Egipto llegó al rango 31 de los países del mundo en quiebra (ocupaba el rango 45 bajo Mubarak) -La inseguridad se volvió insoportable: los linchamientos y las violaciones a las mujeres (a la vista de espectadores que toman fotos) aumentó 130 %; los robos de 350 %; los secuestros de 145 %... Son datos oficiales.-Las reservas del país se agotaron, el gobierno no obtiene créditos y vive de limosnas. Los inversionistas nacionales y extranjeros no arriesgan sus dineros en Egipto, las industrias cerraron y el desempleo alcanza los 40 % entre los jóvenes. La mitad de los egipcios subsisten con menos de dos dolares (4 mil pesos) al día.-El turismo (principal fuente de ingreso del país), se acabó.Fuera de esta situación calamitosa la frustración ante la incompetencia del gobierno agobia: - De las mujeres que se vieron apartadas de toda vida publica bajo el régimen islamista.-De los intelectuales ante la invasión de clérigos islamistas primitivos e ignorantes que los llaman ‘herejes’ o ‘delincuentes’.-Ante la inseguridad en el Sinaí que aprovechó la incompetencia de Mursi para volverse ingobernable y peligroso.-Ante los intentos de Etiopia de controlar y acaparar las aguas del Nilo, fuente de vida esencial para Egipto.-Frustración y humillación en las largas filas para comprar pan, gasolina y demás productos de primera necesidad.¿Qué pasará en Egipto? El futuro lo dirá. Hay riesgos sin duda alguna, pero los egipcios perdieron el miedo. Ahora -explica el periodista Hasido Hassan- actúan como las víctimas de un grave accidente de carro: solo les importa sobrevivir.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS