Cuatro vallunos

Escuchar este artículo

Cuatro vallunos

Febrero 05, 2021 - 11:35 p. m. Por: Julián Domínguez Rivera

Quiero evocar a cuatro grandes coterráneos que se nos han ido. Me movió a escribir el recuerdo de momentos en los cuales tuve ocasión de compartir con ellos y, en distintos aspectos, trabajar por la región dado que cada uno encarnó una forma de liderazgo pocas veces repetida en nuestro Valle del Pacífico. Son Carlos Holmes Trujillo, Hugo Lora Camacho, Fray Javier Uribe y Fabio Rodríguez.

¿Qué tuvieron en común? Su amor por el Valle, su visión de una región enmarcada geopolíticamente en la Cuenca del Pacífico y la necesidad de generar un mayor liderazgo en nuestras gentes.

Fue Carlos Holmes Trujillo un hombre universal que trabajó por lograr el reconocimiento de Colombia como un enclave fundamental en la geoestrategia mundial, dada su experiencia como diplomático y su dedicación en años recientes al análisis económico de los asuntos internacionales en la Universidad del Rosario. Pasó por todos los cargos que un buen colombiano quisiera ocupar cuando lo mueve el servicio público y lo hizo siempre con finas maneras, gran generosidad,
elocuencia infinita y una sonrisa que enmarcaba siempre sus palabras. Qué triste su partida y qué vacío tan grande para esos puestos de comando que debe ocupar siempre el Valle.

Fray Javier Uribe soñó con una universidad que formara lo mejor de nuestra sociedad sin distingo alguno. Quienes estuvimos en los primeros años de la Universidad de San Buenaventura en Cali sabemos bien cómo ejercía el magisterio como vicerrector y posteriormente como rector, pensando siempre en introducir los mejores programas académicos, los mejores profesores y una estricta selección de estudiantes de todos los estratos económicos, abriendo espacios para el diálogo y para adoptar posiciones precedidas siempre del pensamiento racional y de las ideas en boga. Qué falta hizo posteriormente el Padre Uribe a la universidad y qué importante ese pensamiento con grandeza e inspirador que impulsó a tantos a asumir posiciones de comando.

Después de pasar por la Universidad del Valle, Hugo Lora llegó a la Fundación FES y la hizo grande. Tenía inspiración en las fundaciones norteamericanas como Ford y Rockefeller, que promovían el desarrollo de sus regiones y de su liderazgo, en la época luminosa en que el sector privado vallecaucano participó activamente en la actividad pública y logró grandes cosas. Fue después de una asamblea de la FES en la Cámara de Comercio que nació el Grupo 80, que agrupó a jóvenes líderes de esa generación motivados por darle continuidad a esas ideas inspiradoras que impulsaba la FES.

Y fue precisamente en la Cámara de Comercio, que presidió durante muchos años Fabio Rodríguez, donde se dio continuidad a estas acciones a través de la Fundación para el Desarrollo Integral - FDI, la creación de importantes empresas como la Bolsa de Occidente, Prodesal, Cencar y la Terminal de Transportes, y el impulso de la actividad cultural. En cuanto empeño cívico demandaba la ciudad allí estuvo la Cámara de Comercio regentada por él.

Tengo confianza en que los continuadores de sus legados tienen en ellos inspiración para evocar grandezas, para pensar en el Valle del Pacífico, para avanzar en mejorar la gestión pública y la gestión empresarial, y a fe que lo vienen haciendo. Adelante feliz juventud, como dice nuestro himno.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS