Biden

Escuchar este artículo

Biden

Junio 14, 2020 - 11:50 p. m. Por: José Félix Escobar

La contienda presidencial de los Estados Unidos ha entrado en su recta final. En el próximo noviembre los votantes norteamericanos escogerán al líder de la primera potencia del mundo, cuyo peso en todos los órdenes pueden representar una tercera parte del planeta. La importancia de esta elección la convierte en tema de primera magnitud para los habitantes del orbe, pues el próximo presidente de los Estados Unidos influirá con certeza en la vida de todos los pobladores de la Tierra.

Donald Trump insiste en buscar su reelección pero las cosas no le están saliendo nada bien. De hecho las últimas encuestas lo muestran 10 puntos por debajo de su oponente demócrata. El errático manejo que Trump dio a la pandemia del Covid-19 molestó sobremanera a las grandes masas de votantes pobres. Bastó el desgraciado incidente policial de Minneapolis para que la muchedumbre se irritara y decidiera desafiar al gobernante.

Si acaso el presidente Trump pensó que su país saldría ileso de las consecuencias económicas causadas por el parón general ocasionado por la pandemia, estaba equivocado. Estados Unidos decrecerá varios puntos en su Producto Interno Bruto, miles de empresas han cerrado y los desempleados se cuentan hoy por millones.

Ni siquiera en sus asuntos personales la suerte ha estado acompañando al Presidente. Informes de prensa desnudan enormes pérdidas en el entramado de negocios de la familia Trump, pues la hotelería que es su fuerte está hoy más deprimida que nunca. La autoridad del Presidente comienza a ser cuestionada por gobernadores, alcaldes y hasta militares de alto rango. Donald Trump parece ser ya el ‘pato cojo’ expresión que define en la política norteamericana al presidente que va de salida.

Las miradas se vuelcan entonces sobre Joe Biden. Este experimentado político católico de Delaware ha estado desde hace mucho tiempo en las más altas esferas del poder. Después de varios períodos en el Congreso el presidente Barack Obama lo escogió en 2008 como su fórmula vicepresidencial. La labor de Biden como segundo al mando durante la era Obama fue prudente y discreta. Su temperamento es más conciliador que confrontacional lo cual lo distancia por años luz del actual Presidente y su carácter litigioso.

No será fácil la misión que le corresponderá a Joe Biden en caso de ser elegido presidente en el próximo mes de noviembre. De manera sistemática Donald Trump se ha dedicado a dinamitar cuanto acuerdo multilateral ha podido. La última batalla emprendida por Trump es ahora contra la Corte Penal Internacional, organismo al que Estados Unidos nunca ha pertenecido. Es lo que algunos denominan soluciones ‘micro’ para problemas ‘macro’.

De hecho Joe Biden y su equipo de asesores se encuentran atrincherados en un búnker para escapar a un posible contagio de Covid-19, pero también para diseñar con toda responsabilidad lo que será el ejercicio de la presidencia de los Estados Unidos a partir de enero de 2021. Todo el mundo espera que la actitud pendenciera de Donald Trump sea modificada por el “poder suave” del que habla Joseph S Nye. No otra puede ser la posición de una superpotencia.

* * *

Algo andará mal en Colombia si permitimos que un personaje tan irregular como Gustavo Petro se convierta en el guardián de la moralidad. Vaya todo nuestro apoyo a la vicepresidenta Marta Lucia Ramírez, mujer valiosa y digna de elogio.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS