Escuchar este artículo

Virgen milagrosa

Enero 06, 2021 - 11:40 p. m. Por: Jorge Restrepo Potes

Hay que mirar este nuevo año con optimismo y creer que los colombianos tendremos la oportunidad de salir adelante en medio de las tremendas dificultades que nos dejó el 2020, que pasará a los registros históricos como el año horrible, que por poco destruye el tejido social con esa pandemia que echó por tierra lo que habíamos logrado en muchos sectores de la vida nacional.

Pero no todo fue malo. Al presidente Duque se le apareció la Virgen, cualquiera sea la advocación que prefiera, supongo que la de Chiquinquirá. Y se le apareció la Santa Madre de Dios pues el hombre tenía el agua al cuello y no daba pie con bola. Pero surgió el virus y el inquilino de la Casa de Nariño montó espectáculo diario encadenando todos los canales de televisión para, en una hora, dar cuenta y razón de la peste y sus estragos.

Seguramente, sus pésimos asesores no le dijeron que convertirse en presentador de televisión era botar la plata de los contribuyentes, pues aparte de causar tedio, nada hemos conseguido con sus peroratas.

Pero otra vez se le aparece la Virgen, ahora con el atuendo de la patrona de México, pues Pfizer, a la que tanto debemos los hombres, obtiene la vacuna, y el Gobierno -que ahora sí acertó- proclama que compró -y pagó- 40 millones de dosis para iniciar en febrero la vacunación, comenzando con el personal sanitario y los ancianos.

El hombre se siente reencauchado, así el patrón desde El Ubérrimo le censure que no ha hecho bien la tarea para la que fue elegido por él. Duque, en un rapto de valor suicida, afirma que no lo quieren los de la extrema derecha de su partido porque los derrotó, y se ubica en “el extremo centro”, a riesgo de contrariar a su amo y señor, que es de la más pura ortodoxia de extrema derecha.

Fernando Londoño, Rafael Nieto, María Fernanda Cabal y demás especímenes de la secta fanática le cuestionan esa salida “políticamente incorrecta” y le enrostran que sin tener ni un solo voto fue llevado a la presidencia por los que ahora repudia. Está, pues, en el peor de los mundos posibles.

Pero aguantará el resto del período, y si la peste cede con la vacuna, los colombianos tendremos un motivo para recordar con benevolencia a este aprendiz de presidente, que jamás pudo conducir bien un país tan difícil como éste.

Así, pues, feliz año para todos y que la Virgen siga rondando al presidente.

***

A los americanos también se nos apareció la Virgen porque Santa Fe nos puso el dulce a mordiscos. Yo estuve al borde del colapso pues ese buen árbitro que es Wilmar Roldán extendió diez minutos el primer tiempo, en el que nos encajaron dos goles en cinco minutos, y alargó seis en el siguiente. Los relojes se paralizaron y no sonaba el pitazo final.

El equipo soportó la embestida cardenal y gracias al resultado logrado en el Pascual Guerrero una semana antes, se alzó con la Copa, que es la decimoquinta que guarda en sus vitrinas.

Gracias a don Tulio Gómez, el destacado empresario que supo imprimir al equipo su espíritu de triunfador. Sostuvo al director técnico Juan Cruz Real e incorporó a la escuadra a los chicos de la cantera, como ese espectacular puntero derecho Santiago Moreno, quien con su gol en Cali nos dio el campeonato.

Todos los jugadores cumplieron. Duván Vergara es la máxima estrella, y los fanáticos rojos confiamos en que nos siga acompañando para alcanzar la Copa Libertadores de América, que sería el mejor homenaje póstumo al inolvidable Gabriel Ochoa Uribe.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS