Liberales con Gamboa

Escuchar este artículo

Liberales con Gamboa

Septiembre 04, 2019 - 11:40 p. m. Por: Jorge Restrepo Potes

Distingamos, como proclamaba San Agustín en sus Confesiones, texto fundamental de la Iglesia Católica a pesar de los 1600 años trascurridos desde que salieron a la luz, gracias a la caligrafía de los monjes.

Acudo al sabio consejo para decir que en lo que hace relación con el Partido Liberal hay que distinguir, pues una cosa es el ‘gavirismo’ que ha pretendido apoderarse de una colectividad incrustada en la historia de Colombia, apoyado en sus congresistas, y otra bien distinta es el auténtico liberalismo, que trasciende los linderos partidistas y se asienta en la filosofía consagrada por la Revolución Francesa en la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano.

El ‘gavirismo’, capitaneado por Gaviria, está a años luz de esa filosofía por la que han muerto miles de defensores de esos derechos. Es una secta que solamente busca el poder, no para servir a los colombianos sino para el propio beneficio de quienes respaldan esa jefatura omnímoda del expresidente, que tuvo la avilantez de traicionar a Humberto de la Calle, cuando en un pacto atroz, ordenó a sus lugartenientes sufragar por Duque y ahora, para abundar en la mezquindad, apoya a Clara Luz Roldán, habiendo dos aspirantes liberales a la Gobernación.

Los liberales vallecaucanos están llegando en crecido número a la campaña de Óscar Gamboa, que muestra hoja de vida que lo acredita como persona competente para desempeñar el cargo al que aspira. Óscar fue candidato a la Gobernación hace cuatro años con el aval liberal, pero todos los jefes regionales lo abandonaron a su suerte. Se batió en solitario y obtuvo 110.000 votos.

Tengo en alta estima a Griselda Restrepo. Me considero su amigo y aquí en este espacio me he referido a ella en varias oportunidades como congresista y funcionaria eficiente y sin mácula. Ella recurrió a firmas porque sabía que Gaviria no le daría el aval. Con firmas se inscribió y ha hecho campaña destacada. Trajo al senador Jorge Robledo, y luego apareció junto con Petro, de Colombia Humana, y Alexánder López, del Polo. Creyó que con esas muletas lograría los votos de la izquierda.

Se equivocó pues acabó con un tiro en el pie. Las bases petristas y polistas están furiosas porque ella, dándose cuenta del lío político en el que se había metido, en respuesta a un periodista negó que ella perteneciera a la izquierda porque es de centro. Buen primor, me dijo un líder zurdo, ¿cómo así que de centro, si está avalada por dos partidos de la dura izquierda?

Ahí le faltó coherencia, como le faltó el día que afirmó que Clara Luz Roldán sería la prolongación de una administración funesta, cuando ella fue electora de Dilian y participó de su gobierno. La gente distingue, como pedía el santo africano: o se es o no se es, como en el dilema de Hamlet.

Entonces, los liberales auténticos deben estar con Gamboa, quien no está avalado por nadie y que pretende rescatar la ideología roja para resucitar el viejo liberalismo.

***

Pregunto:
¿Los ríos de dinero que se vierten en publicidad para exaltar a la Gobernadora en vísperas de elecciones para las que tiene candidata, salen de su cartera Louis Vuitton, o de las arcas departamentales? Si lo primero, vaya y venga pues luce bien Dilian en la foto con su traje rosa de ‘haute couture’; si lo segundo, los contribuyentes merecemos explicación.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS