Intención de voto

Escuchar este artículo

Intención de voto

Octubre 16, 2019 - 11:40 p. m. Por: Jorge Restrepo Potes

Si yo pudiera votar en el municipio de Calima - El Darién lo haría por William Emilio Gil Vallejo, candidato del Partido Liberal a la alcaldía, No. 4 en el tarjetón. La gente de esa bella región sabe de las ejecutorias del aspirante pues como pocos conoce las necesidades del municipio, y, sobretodo, sabe la forma de atenderlas. De hecho, ya fue alcalde encargado, y lo hizo con excelentes muestras de competencia y de transparencia administrativa.

Calima - El Darién está llamado a ser el municipio vallecaucano de mayor vocación turística. Sus verdes montañas. Su preciosa represa que forma un lago azul que permite todos los deportes náuticos, en William Gil tendrá el turismo a uno de sus mejores impulsores.

Todas las actividades económicas de esta privilegiada región tendrán en Gil Vallejo el mejor y más calificado defensor de los intereses populares.

***

Si yo pudiera votar en Tuluá para Concejo lo haría por el No. 14 del partido ‘La U‘, Javier Jaramillo Giraldo, de quien he seguido su trayectoria vital. Graduado de la Universidad Javeriana en Ciencias Económicas, Administrativas y Contables, tiene un magíster en Gobierno de la Universidad Icesi y es profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.
En resumen, Jaramillo Giraldo es una promesa hecha realidad del papel que debe jugar la juventud en los asuntos públicos. Invito a mis paisanos a apoyarlo con entusiasmo.

***

Como tengo cédula inscrita en Cali, para Concejo lo haré por la candidata Liberal que aparece con el No. 1 del tarjetón, la inteligente Diana Carolina Rojas, quien une a su linda figura sus comprobados conocimientos de los graves problemas que afronta la ciudad y tiene para ellos propuestas serias de solución. Será una concejala que brillará en el recinto del CAM.

***

Para la Asamblea Departamental sufragaré por el liberal Juan David Cruz, No. 70 en el tarjetón. Es una persona brillante, inteligente, con vocación para el servicio público, y para mí, sentimentalmente, aparte sus excelencias, es el nieto de Ignacio Cruz Roldán, el aguerrido líder liberal de Tuluá con el que libré tantas batallas políticas pero que jamás pudieron vulnerar nuestra cálida amistad.

***

Cali atraviesa una de sus más difíciles épocas, por la suma de los complejos problemas que enfrenta y que debe solucionar de manera inmediata. La ciudadanía tiene que ser consciente del momento que vivimos los que nacieron y los que aquí llegamos de otros sitios, recibidos con tanta generosidad, como es mi caso.

No podemos improvisar el 27 de octubre. Ninguno de los candidatos en la liza tiene las aptitudes, la trayectoria pública y los conocimientos administrativos de Alejandro Eder Garcés, un hombre íntegro que ha dedicado el tiempo que le dejaron sus gestiones oficiales, al servicio social. El Distrito de Aguablanca conoce suficientemente el trabajo que allí han cumplido Eder y su esposa Taliana Vargas.

Eso lo han hecho por la vocación de ambos de servir a sus semejantes, sin esperar retribución alguna, lo que no es raro conociendo el ancestro de Eder, una familia que honra al Valle del Cauca pues a ella se debe gran parte del desarrollo agrícola e industrial de nuestra región. Sería imperdonable que Cali desperdiciara un personaje de las condiciones de Alejandro Eder Garcés.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS