El imperio contraataca

El imperio contraataca

Junio 19, 2019 - 11:40 p.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Tiene que andar mal un gobierno de derecha como el que preside Iván Duque para que otro gobierno de ultraderecha, el de Donald Trump, le lance tan duros cuestionamientos y lo minimice al llamarlo “un buen tipo que nada está haciendo en favor de Estados Unidos”.

Tiene que ir mal un gobierno que se autoproclama defensor del Acuerdo de Paz, cuando 79 representantes a la Cámara de Estados Unidos se le vienen encima a Duque con durísima carta en la que le exigen no entrabar la implementación de ese acuerdo.

Debe de andar muy desestabilizado un gobierno al que el senador Patrick Leahy, el más veterano de los legisladores gringos, le exija a Duque rectificar alguna barbaridad dicha por su copartidaria la senadora María Fernanda Cabal, de la que no sabemos si es peor hablando que callada.

No la tiene todas consigo un gobierno para que The New York Times, el más importante periódico del mundo (la senadora Cabal dice que es un pasquín) publique una crónica en la que afirma que hay posibilidad de que regresen los falsos positivos, que aquí se pusieron en ejecución en el gobierno de Álvaro Uribe y no solo publica la crónica sino que editorializa censurando al gobierno.

Pero lo más indignante es que el canciller Carlos Holmes Trujillo, desde luego autorizado por Duque y Uribe -sin la aprobación de este último no se mueve una hoja de las agencias oficiales-, haya ido a la capital del mundo a reunirse con la cúpula del periódico que hizo la censura a dar una explicación no pedida. Ese es el peor acto de subordinación que yo haya visto en muchos años.

No acierta una este ‘buen muchacho’, y parece que su mentor -el Presidente Eterno- en lugar de ayudarlo le pone palos a la rueda del gobierno, que cada día se muestra más al garete, y ya se le está acabando la disculpa ‘Santos’ para echarle la culpa de todos los problemas que afronta, y que ha sido incapaz de solucionar. Alguien de su entorno debe decirle que Juan Manuel Santos dejó la Casa de Nariño hace diez meses, y que ya va siendo hora de que suelte ese fantasma y se convierta en jefe del Estado y no de una fracción belicosa del Centro Democrático.

El imperio contraataca, como en una de las películas de la saga de ‘Star Wars’, y esa arremetida de Trump no se evita enviando a Carlos Holmes a una reunión inane con el diario neoyorquino, que expuso las irregularidades del Ejército colombiano con la perversa directriz, que tuvo que ser anulada por el oficial responsable.

Es probando con hechos que lo denunciado no sucedió y que en Colombia hay un gobierno que respeta el Acuerdo de Paz y que no tiende a hacerlo trizas, como se pretendió con las absurdas objeciones a la ley estatutaria de la JEP, que en buena hora fueron descartadas por la Corte Constitucional.

Eso de las objeciones es increíble. El acuerdo suscrito con las Farc, no por el gobierno Santos sino por el Estado colombiano, fue elevado a rango constitucional y no puede ser tocado ni por este gobierno ni por los dos que le sucedan. Entonces, es inexplicable que sin tener mayoría en el Congreso, Duque haya puesto al país a discutir tanto tiempo un tema del que sabía iba a resultar perdedor.

Y como malos perdedores, Miguel Ceballos y Nancy Patricia Gutiérrez, altos funcionarios del Gobierno, salen a decir que el 20 de julio presentarán sendos proyectos de actos legislativos y de leyes para intentar reformar lo que ahora no pudieron. Eso es insistencia en el error.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS