El mar nos está diciendo algo

El mar nos está diciendo algo

Septiembre 23, 2018 - 06:20 a.m. Por: Jorge Ramos

Riviera Maya, México. El mar escupe huracanes. Vomita sargazos. Está afiebrado y sus corales pierden el color. Algo está mal, muy mal. Y nos quiere decir algo.

Dos o tres veces al año me voy con toda la familia a un maravilloso lugar en la Riviera Maya -entre Cancún y Tulúm-, en el estado de Quintana Roo. Es mi playa favorita. La arena es blanca y suave. Y el agua turquesa.
Ahí tengo la sensación de estar en el mejor lugar del Planeta. Pero en las últimas visitas no hemos estado solos. La playa está invadida de sargazos.

Muy temprano, en uno de los dos hoteles donde me suelo quedar, escuché el murmullo del mar... ¡combinado con el de un tractor! Era la hora en que me gusta salir a correr solo en la playa. Abrí la puerta que daba al mar y me encontré una kilométrica franja de algas color marrón sobre la playa. Se habían trepado a los primeros tres metros de arena.
Toneladas de sargazo esperaban su turno flotando rítmicamente en el océano.

La labor del tractor era titánica e imposible. Cada carga que levantaba era como quitarle un granito de azúcar a una azucarera. Un ejército de trabajadores, con el mar literalmente hasta las rodillas, pescaba algas con redes antes que llegaran a la playa. Otros pasaban el rastrillo sobre las huellas del tractor.

Esta es la cirugía plástica que ocurre todos los días en el caribe mexicano y que, como una maldición, se repite hasta el cansancio. Las primeras señales de peligro llegaron en el 2011. Y luego en el 2015. Los sabios funcionarios públicos, tratando de ocultar la amenaza para el turismo, dijeron que se trataba de fenómenos atípicos. Pero la invasión de sargazo este verano ya no dejó dudas de que es un dramático cambio en la naturaleza.

Científicos de la universidad de Texas A&M en Galveston crearon en el 2013 uno de los mejores sistemas de búsqueda y pronóstico del movimiento del sargazo en la zona del golfo de México. Se llama Sargassum Early Advisory System, o Seas, y lo puedes ver aquí: www.seas-forecast.com. Al igual que en el Caribe, millones de toneladas de sargazo llegan todos los años a las costas de Texas. Pero solo pueden pronosticar su llegada con ocho días de anticipación.

¿De dónde viene este sargazo? Las primeras hipótesis apuntaban a que dos tipos de macroalgas venían del mar de los sargazos -localizado en el Atlántico y casi coincidiendo con el temible triángulo de las Bermudas.
Cambios en la presión atmosférica, en las corrientes marinas y en los vientos empujaron estas algas hacia el sur. Y luego las recurrentes mareas del Caribe hacia el noroeste dirigieron el sargazo hacia nuestras playas.

Sin embargo, hay otra posible explicación. Algunos científicos creen que se está creando otro mar de sargazos entre las costas de África y Brasil y que muchas de las algas que están llegando a República Dominicana y al Caribe vienen de ahí.

¿Por qué está ocurriendo esto ahora? El calentamiento global, sin la menor duda, favorece al crecimiento de algas en el océano. El sargazo puede duplicar su tamaño cada 18 días y un mar tibio es el perfecto caldo de cultivo. Pero aún no hay una explicación definitiva sobre por qué tantas algas están invadiendo playas que antes eran prístinas.

Como nos enfrentamos a algo desconocido y que no podemos controlar, algunos están experimentando con medidas desesperadas. Ya se puso en marcha un plan para construir una barrera plástica de ocho kilómetros entre Punta Nizuc y Punta Cancún para evitar la llegada de sargazo a las playas mexicanas. Embarcaciones luego recogerían las algas y las llevarían mar adentro. Otros están enterrando las algas podridas en las playas, a pesar de que a la larga podrían afectar la calidad de la arena y provocar mayor erosión.

Mi playa no es la misma. Pero sigo regresando. Más por nostalgia que por su antigua belleza.

Posdata: En el vuelo de Cancún a Miami vi las islas de sargazos, con gigantescos tentáculos, como si fueran manchas de aceite. Al aterrizar en la Florida abrí el periódico Miami Herald y en la primera página había un aterrador reportaje sobre la ‘marea roja’ (se trata de otro tipo de alga -K. brevis- que oscurece el mar y ha matado a miles de pescados en las costas floridanas). El mar nos está diciendo algo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
AHORA EN PORTADA
Según la Policía, el perro fue utilizado para atacarlos, por lo que un agente accionó su arma para "proteger su integridad personal".
La líder reclutaba a mujeres de entre 18 y 25 años con la promesa de viajar a Asia a trabajar en hoteles cinco estrellas, pero eran explotadas.
Publicidad