Refundar la manera de pensar

Enero 23, 2022 - 06:35 a. m. 2022-01-23 Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Al pasar por la experiencia de vulnerabilidad que nos ha hecho confinarnos y desconfiar de nuestras formas de comunicarnos, de acercarnos, de interrelacionarnos, y sintiendo cómo se nos cayeron tanto las máscaras y el maquillaje con el cual tapábamos nuestros egoísmos, no dejo de sentir la necesidad del cambio, de entrar en crisis, para reformar sobre todo, nuestra manera de vivir y pensar la vida.

Esa reforma del pensamiento y de la vida tiene que ver mucho con una palabra que es Refundar y lo inmediato que se ve en esta reforma es que tenemos necesidad de comprometernos en un movimiento, como lo dice en el libro ‘Soñemos juntos’ el papa Francisco: “Hace falta un movimiento popular que sepa que nos necesitamos mutuamente, que tenga un sentido de responsabilidad por los demás y por el mundo. Necesitamos proclamar que ser compasivos, tener fe y trabajar por el bien común son grandes metas se vida que requieren valentía y reciedumbre; mientras que la vanidad, la superficialidad y la burla a la ética no nos han hecho ningún bien”.

Por supuesto, la propuesta del Papa es política, tiene que ver con los pueblos, con el hombre, con el Bien Común; lo mismo que cuando los obispos en el concilio Vaticano II tanto en los documentos Lumen Gentium, como Gaudiun et Spes, hablan de la naturaleza, misión, y función de la Iglesia, como la intervención de esa Iglesia en la sociedad y el mundo actual nos habla que siente las alegrías, esperanzas, dolores y sufrimientos por los que pasa el hombre y que ella quiere ser entonces como una luz que guíen con la sabiduría de Dios, el camino la verdad y la vida de los hombres y propone el modelo en el hombre Jesús.

Por eso al entender como refundar el proceso de modificar algo substancialmente para lograr que se adapte a la actualidad y así pueda ser esa luz, y esa esperanza y alegría en medio de los avatares de la sociedad terrena, en el caso de la Iglesia, para lograrlo es que se convoca al Sínodo con la intención de hacerle una reingeniería a la Iglesia, escuchando al Espíritu Santo por medio de sus pastores y su pueblo y así poner viva la institución que él creó y subsiste hoy en la sociedad actual.

Hay un dicho antiguo, referido a Hermes Trismegisto: “Así como es arriba, es abajo”, lo podríamos acomodar que de la misma manera que acontece en la institución Iglesia, sucede con el Estado, y dentro del Estado debería reformarse tanto la política como la manera de ejercer la política, de tal manera que en realidad sea representativa de la voluntad de los ciudadanos que ya han demostrado la indignación por tanto tiempo de engaños y promesas, sin ser verdaderamente escuchados y llegando hasta negarles o impedirles una verdadera participación democrática, lo cual pide a gritos, tener verdaderos líderes capaces de refundar el Estado aunque eso lleve a la opción de crear otro totalmente nuevo, pero que responda al clamor de los asociados y a la dignidad de los ciudadanos para convivir fraternalmente y en paz.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS