La Amazonia

Escuchar este artículo

La Amazonia

Septiembre 08, 2019 - 06:30 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

El pasado 9 de agosto, el papa Francisco daba una entrevista al periódico la Stampa, Italia, a raíz de la convocatoria para octubre, del 6 al 27 en Roma del ‘Sínodo para la Amazonia’, justificándolo al decir: “Esa región es un lugar representativo y decisivo. Junto con los océanos contribuye de manera determinante a la supervivencia del Planeta. Gran parte del oxígeno que respiramos nos llega de allí. Por eso, la deforestación significa matar la humanidad”.

Para entender la importancia de lo que allí se va a tratar, necesariamente hay que leer la ‘Laudato si’, que afirmó que no es una encíclica verde, es una encíclica social sobre una realidad verde, la protección de la Creación.

A lo largo de sus 7,4 millones de km2 (dos veces el tamaño de India), el Bioma Amazónico es virtualmente inigualable: Es el territorio de 9 países (Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa Perú, Surinam y Venezuela). Abarca el bosque tropical más grande del mundo. Contiene entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono; el río Amazonas es el de mayor caudal en el mundo con 225.000 metros cúbicos de agua por segundo. Es el hogar de al menos el 25% de la biodiversidad conocida, el drenaje de los ríos de su cuenca representa entre el 15 y 16% de la descarga pluvial a los océanos del mundo, en sus 6600 kilómetros de largo. La importancia de estos bosques tropicales hace la importancia de la Amazonia y de lo que se va a tratar en la reunión de Roma, porque sin estos bosques, el efecto invernadero probablemente sería aún más pronunciado, y es posible que empeore aún más en el futuro.

Interesante agregar los datos del Ipcc en su informe sobre el uso de la tierra y que asesora a la ONU, en la cual resalta la importancia del sector alimentario en la lucha contra el cambio climático y la necesidad de tomar medidas rápido; porque la agricultura y la ganadería, tal como las conocemos hoy en día, están pasándonos factura y hacen falta transformaciones profundas en áreas como la gestión de los suelos, la producción de alimentos y la dieta de las personas.

El instrumento de estudio consta: de 147 puntos divididos en 21 capítulos, separados por tres partes que abordan los siguientes asuntos: ‘La voz de la Amazonia’, entendida como escucha de ese territorio; la ‘Ecología integral: el clamor de la tierra y de los pobres’ y la Iglesia ‘con rostro amazónico y misionero’. Así, pues, el objetivo principal, al responder a los aspectos anteriores, es: “Identificar nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, frecuentemente olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también como resultado de la crisis de los bosques amazónicos, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

Comentarios procedentes de altos dignatarios de la iglesia, han dicho que este instrumento de trabajo es herético, panteísta y que niega la salvación en Cristo, como también se han centrado únicamente en la sugerencia de ordenar a hombres casados indígenas, pero han silenciado totalmente la denuncia profética que el Documento preparatorio del Sínodo hace contra la destrucción extractivista que se comete en la Amazonia, causa de los incendios del mes anterior, como de la pobreza y exclusión de los pueblos indígenas, tan amenazados como los vemos ahora.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS