Hambre - familia - demografía

Hambre - familia - demografía

Octubre 11, 2014 - 12:00 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Tres temas de actualidad y que los tres se tocan fundamentalmente, de tal forma que se podría decir que si se resuelven adecuadamente los pueblos entrarían en una convivencia fraterna propicia para poder vivir en paz duradera.Hay una realidad que preocupa a la familia humana, el hambre. En los Objetivos del Desarrollo del Milenio, conocidos como (ODM), los 189 países miembros de la ONU acordaron en el 2000, con miras al 2015, resolver dichos problemas de la vida cotidiana considerados graves o, radicales: 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre, 2. Lograr la enseñanza primaria universal, 3. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, 4. Reducir la mortalidad infantil, 5. Mejorar la salud interna, 6. Combatir el VIH, el paludismo y otras enfermedades, 7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.Martín Caparrós nos entrega su libro ‘El Hambre’, que duele desde la primera letra, cómo cada minuto están muriendo de hambre 17 personas. El Planeta produce alimentos para 12 mil millones de habitantes y solo tiene 7 mil millones, se desperdicia casi la mitad de alimentos, mientras morirán en este 2014 unos 9 millones. De los 4 mil millones de toneladas de alimento producido, no llega a los estómagos 2 mil millones y a esta mitad de alimentos hay que sumarle que aproximadamente dos mil millones de habitantes están mal nutridos.La relación entre demografía y economía es muy estrecha; están íntimamente ligadas, pues el bienestar de una población dependerá de la capacidad de producir y de obtener recursos para satisfacer las necesidades, pero se ve claro es que tanto población como riqueza están mal distribuidos, de tal manera que son innumerables los pobres y muy pocos los ricos.El cardenal Húngaro Peter Erdo, en su relatoría sobre la problemática a tratar en el Sínodo de Familia, aclaró que no se detendrán en temas doctrinales, sino esencialmente pastorales sobre la familia y finalizó su intervención diciendo: “A pesar de las dificultades y de la falta de apoyo estatal en muchos países, la familia es casi la última realidad acogedora en un mundo determinado casi exclusivamente por las finanzas y la tecnología. Una nueva cultura de la familia  puede ser el punto de partida para renovar la civilización humana”.Simplemente expuesta la problemática, retomo de la entrevista del autor del libro ‘El Hambre’ su idea: que sin una actitud moral, sobre la economía y su aplicación, no llegaremos a una respuesta adecuada sobre la hambruna universal, que es una barbarie real, entrando así en total concordancia con los documentos y alocuciones de los últimos papas sobre la economía y la demografía, cuando afirman que el problema no es de población, sino de cambio de actitud ante la economía, que debe estar puesta al servicio de la humanidad y no como una barrera para la realización digna y humana de la sociedad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas