Colombia está secuestrada

Mayo 30, 2022 - 10:45 p. m. 2022-05-30 Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

Esta frase la dije en una entrevista ante los medios de comunicación el día en que el Eln, por tercera vez liberaba a un grupo de 33 personas del secuestro total realizado en la Iglesia ‘La María’, el 16 de junio de 1999, que tenía una connotación política y de resonancia en los medios de comunicación ya que estaban presentes los candidatos de ese momento a la Presidencia, y a su vez quería el movimiento guerrillero mostrar su poder y su presencia ya que no le habían tenido en cuenta para las conversaciones en el Caguán.

Pasados 23 años de uno de los secuestros más sonado de la historia de violencia en Colombia, reflexiono sobre la frase pronunciada en aquella entrevista de la cual no quería tomar parte porque siempre he tenido en mi conciencia que no hay que publicitar las acciones terroristas ni darles visibilización, puesto que con esto logran uno de los fines que persiguen. Pero el hecho es que terminé aquella noche de la entrega de este tercer grupo en medio de un show televisivo con, dos de los candidatos presidenciales del momento, Horacio Serpa y Nohemí Sanín, y otros personajes, entre ellos uno de los negociadores alemanes, pronunciando la frase que en su contenido no ha cambiado.

Hoy en plena campaña electoral hacia la presidencia, pasada ya la primera vuelta y dirigiéndonos hacia la segunda, esa política y esos políticos que han manejado a Colombia siguen siendo la causa que está en la base de tanta injusticia, falta de equidad, de oportunidades y de tremenda exclusión del pueblo, para su realización digna y como personas, que son los motivos de indignación, protesta y enfrentamiento de los mismo hermanos de una única nación: Patria.

Hoy en día pienso que el problema se ha ido agravando mucho más y aparece en la base de la corrupción, que nos lleva a la inseguridad en todas los sitios del territorio, por falta de una justicia para todos y pronta, que nos dé la convivencia fraterna y en paz; un deterioro del sentido de humanidad, es decir hemos llegado por múltiples falencias de la política de nuestro Estado y los gobiernos que han manejado a través de los partidos y los políticos nuestra democracia, a la desconfianza de los ciudadanos, de tal manera que solo se quieren liberar de un pasado lleno de frustraciones, sufrimientos, dolores y desengaños, donde en verdad el secuestro es de la libertad, los sueños, la imaginación, la creatividad, la educación.

De tal manera que los que ostentaron por tantos años el poder, abusaron de él, olvidaron la ética, corrompieron las instituciones y hoy queremos romper cadenas y yugos, sin pensar la manera adecuada de hacer el cambio generacional, con verdadera decisión, imaginación y creatividad, que conlleve la generosidad y la capacidad de servicio, de tal manera que sintamos el amor por nuestra Patria, por nuestros hermanos y seamos capaces de dar la vida por ellos, y así creemos un movimiento que arranque del pueblo, que no dependa de la economía, sino de la dignidad humana y que tenga sentimientos y fe para actuar no como enemigos del otro, sino como hermanos que hemos aprendido a caminar juntos, porque nos necesitamos los unos a los otros.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS