Marcas de corazón

Marcas de corazón

Julio 30, 2019 - 11:55 p.m. Por: Jorge E. Rojas

Era todavía adolescente, cuando Rómulo Marín supo que no habría nada en el mundo que le gustara más que los zapatos. Saber cómo se hacían. Hacerlos. Así que se matriculó en el Sena para cursar modelaje de calzado y guarnición. Luego viajó a Estados Unidos con el sueño americano de emplearse en grandes zapaterías para aprender de producción industrial, y estando allá tuvo el sueño colombiano de abrir una fábrica en Cali donde replicar los procesos de fabricación que había conocido: su intención en ese momento era poder hacer mil pares diarios. Año 1980. Hoy, su planta ubicada en Acopi-Yumbo, produce siete mil pares de zapatos todos los días y allí se emplean 1200 personas entre las que hay madres cabezas de familia, hombres y mujeres en situación de discapacidad, reinsertados, exconvictos y víctimas del conflicto armado…

                                                                              *

Ignacio y Gustavo Llano estaban preocupados por la economía familiar, con otros siete hermanos y su mamá sola. Así intentaban unas vacaciones de bachillerato hasta que una vecina suiza les compartió la formula con la que confitaba maní, y la revelación fue el punto de partida de su emprendimiento: empezaron a preparar maní y a empacarlo en bolsitas plásticas que sellaban con un cuchillo caliente a punta de vela. Así lo llevaron a vender al colegio, a los vecinos, a los grilles. En 1985 su entusiasmo comenzó a llamarse Manitoba, y con la tecnificación del negocio llegaron a los almacenes de cadena. Ahora son una empresa con distintas alternativas en frutos secos, que exporta productos a Ecuador, Panamá, Cuba, República Dominicana, Perú, Curazao, Paraguay, El Salvador y Guatemala…

                                                                              *

En el 2007 se les ocurrió montar una empresa de boletería. Justo aquí, en esta ciudad que tiene fama de mala plaza. Pero ese viento en contra lo pusieron a soplar a su favor, con una oferta basada en la garantía del espectáculo para los espectadores y de las condiciones pactadas para los artistas. El primer año organizaron veinte eventos. Dos socios. Se llaman Carlos Fernández y Jorge Parra, y son los cerebros detrás de Colboletos, una firma nacida en Cali que hoy opera 600 espectáculos al año en todo el país, pasando por conciertos, ferias, festivales culturales, funciones de teatro, fiestas electrónicas, competencias. Su aplicación para móviles ya superó las doscientas mil descargas…

                                                                              *

Las historias completas están contadas en Marcas de Corazón, un especial del orgullo vallecaucano que recoge las biografías de distintos emprendimientos que nacieron y se hicieron grandes en el departamento, mostrando el tamaño que también puede tener nuestra consistencia. No se trata de un recorrido por el árbol genealógico de los fundadores, sino de un viaje por la construcción de sueños que dieron paso a marcas que hoy le dan forma a nuestra cotidianidad. Es un relato de logros, pero igualmente de luchas, obstinaciones y empeños repetidos una y otra vez. Cada domingo dos ejemplos son contados en este diario, y complementados con acompañamiento audiovisual que amplía el contenido en la versión web. En un país acostumbrado a las malas noticias, este tipo de recordatorios a pagina entera siempre serán necesarios: hecha para olvidar, la memoria nos falla y pasamos por alto aquello de lo que también estamos hechos. Las marcas en el corazón, no siempre tienen que ser cicatrices.

#MarcasDeCorazón

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS