El refrán de Jorge Iván

Escuchar este artículo

El refrán de Jorge Iván

Septiembre 10, 2019 - 11:55 p.m. Por: Jorge E. Rojas

Tal vez uno de los reflejos más tristes de lo que alcanzamos a ser como democracia, sea el reiterado derecho que ejercemos para elegir mal y aún en contra de lo evidente. ¿Cómo es que a dos meses de las elecciones, el candidato más cuestionado tiene opciones para ganar la Alcaldía?

“Más vale malo conocido, que bueno por conocer”, podía leerse en uno de los comentarios correspondientes al contenido relacionado con los nombres que rodean la campaña de Jorge Iván Ospina, y que este lunes en la web del periódico se mantuvo entre el listado de más vistos: ranking del interés cotidiano donde los amigos del exalcalde compartieron podio con en el nuevo novio de Lina Tejeiro, el apagón del estadio, un robo en el centro, y la pansexualidad de un egresado de reality del Canal Caracol.

El refranero popular que comúnmente aparece entre las respuestas de los presuntos electores, es útil por estos días para ver la forma cómo sigue siendo entendida la política por tanta gente, cuando gira alrededor de figuras cortadas por las tijeras del caso. Entonces no deja de ser por lo menos curioso que en la intimidad social parezcamos tan talibanes frente a la mentira, cuando en lo público convivimos dócilmente con el fraude. Nos separamos si nos ponen los cuernos, pero volvemos a elegir a los políticos que nos fallan. Mínimamente enfermizo.

Entre las cosas que se escuchan justificando la repetición del mal paso, algunas reelecciones quedan descifradas con aforismos ubicados en el diccionario de la sabiduría popular gracias a su eficaz manera de traducir el legado de los ‘ex’: “Ese roba pero deja”, es por ejemplo una definición del perfil en el que muchos, al parecer, siguen creyendo al día de hoy. Y así, resignados a la naturaleza de la trampa, admitimos la administración del poder por manos manchadas con errores del grande de un estadio.

Hay quienes creen que ya es tarde. Pero por si acaso, el listado a continuación relaciona parte del inventario de razones por las cuales tendríamos que elegir otro camino: entre el 1 de enero del 2010 y el 30 de septiembre del 2018, al exmandatario le fueron abiertos 73 procesos disciplinarios, de los cuales 69 permanecen activos. Durante su Administración, el Pascual Guerrero fue remodelado con obras proyectadas en $26.000 millones, pero que terminaron costando cuatro veces lo estimado; y todavía siguen sin ser terminadas. Ospina gastó $1.100 millones en un convenio con la Sociedad de Mejoras Públicas para la construcción de un supuesto espacio para la clasificación de basuras en la ciudad, que nunca funcionó. Adelantó gran parte de las obras públicas a través de convenios interadministrativos suscritos con representantes que no tenían relación con el propósito de los contratos.
Botó millones en el ingenuo programa de guardas cívicos. Y para su llegada a la Alcaldía tuvo que sentarse a negociar con el hampón de Juan Carlos Martínez, que a cambio de su apoyo le habría pedido que le entregara dos secretarías, entre ellas la de Gobierno. A los padrinos del candidato también se suman Juan Carlos Abadía, Roy Barreras y César Gaviria.

Más palabras sobran. Si recordar es vivir, ojalá esta vez sirviera de algo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
AHORA EN PORTADA
El hecho se registró al interior de una unidad residencial ubicada en la Calle 53 con Carrera Primera. La pequeña falleció a causa de la gravedad de sus lesiones en un centro médico del norte de Cali.
Publicidad