Los triunfos deportivos

Los triunfos deportivos

Septiembre 23, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

Los triunfos deportivos unen a los países. Sociedades fracturadas por diferencias en políticas públicas, factores étnicos y culturales, brechas económicas y preferencias religiosas pueden unirse alrededor de la ilusión de la victoria. La gloria solo dura instantes, pero todo el país del vencedor la comparte y la disfruta. Los jamaiquinos, empobrecidos desde su independencia a principios de los 60 por socialismos ilusos y corrupción, comparten los triunfos de sus velocistas; los kenianos se emocionan con los de sus semifondistas; los etíopes con los de sus fondistas; los americanos con las medallas de Michael Phelps. Los rusos hacen trampas auspiciadas por el gobierno para lograr mejores resultados. Los chinos castigan a quienes no triunfan. Los colombianos nos sentimos complacidos cuando hay resultados decorosos de nuestra selección de fútbol. En 2016 encontramos solaz y motivación con los magníficos resultados de nuestros ciclistas, que revivieron en la Vuelta a España las gestas pretéritas de Lucho Herrera y Fabio Parra.Los humanos vivimos algunos de los momentos felices de nuestra existencia a través de otros a quienes ni siquiera conocemos. Algo que nos falta lleva a esconder las pasiones motivadoras e impide hacernos dueños de nuestra vida. Queremos amar y ser amados, pero no somos capaces de seguir los dictados del corazón. Queremos el reconocimiento pero no hacemos el esfuerzo. No aceptamos que dependemos unos de otros, y que la vida es aventura, más grata cuando se construyen verdaderos lazos. Siempre hay incertidumbre, y enfrentarla con valor puede ser la mayor fuente de autoestima. Todos somos imperfectos, falibles y frágiles. Las enfermedades nos derrotan a menudo. Las instituciones que construimos para convivir no son adecuadas para las tareas que les corresponden. Nada es perfecto. Sin embargo, el tránsito por este planeta que habitamos, en este sistema solar mediocre, en la periferia de una galaxia del montón, sería más fácil y agradable si desnudamos nuestros corazones y abrimos el espacio necesario para entendernos y aceptarnos sin descalificarnos.Los problemas se resuelven con esfuerzo, no con abuso. Los humanos estamos en el filo de la navaja por la mala gestión colectiva de recursos escasos. La especie debe unirse para sobrevivir un poco más. Así como el deporte une, también puede hacerlo el desafío de las circunstancias. Sin demeritar las gestas heroicas de Nairo Quintana y Esteban Chávez, es importante revisar para qué vinimos todos al mundo, y actuar para lograr los triunfos que se derivan del esfuerzo colectivo. Nuestra conducta es insumo clave para definir lo que debemos hacer hacia adelante. ¿Será muy difícil?Sigue en Facebook Gustavo Moreno

VER COMENTARIOS
Columnistas