Cauca y Valle

Julio 26, 2022 - 11:35 p. m. 2022-07-26 Por: Gustavo Moreno Montalvo

Hoy el Valle tiene ingreso per cápita promedio en el concierto nacional, en tanto que el de Cauca solo es del orden de 60% del promedio. En la guerra de independencia Popayán, sede de la región, cuya importante actividad minera tenía base en la esclavitud, desplegó ambivalencia entre Santa Fe y Quito.

En contraste, Caloto, hoy parte del Cauca, fue una de las ciudades confederadas del Valle del Cauca comprometidas con el gobierno rebelde de Nueva Granada, al igual que Anserma, Buga, Cali, Cartago y Toro. El Estado del Cauca, que comprendía desde la frontera con Ecuador hasta el lindero con Panamá, produjo un número desproporcionado de presidentes en el Siglo XIX, desde Joaquín Mosquera, el primero. Un caucano, José Hilario López, era presidente cuando se terminó por completo la esclavitud en 1851. Otro, Tomás Cipriano de Mosquera se rebeló contra Mariano Ospina Rodríguez y Bartolomé Calvo, triunfó por la fuerza y promovió la Convención de Rionegro de 1863, donde se formaron los Estados Unidos de Colombia, con sistema federalista y gobierno central muy débil. Tras la guerra civil de 1876-7, iniciada en el Cauca, y la de 1884-5, también con acción temprana en el Estado, el país se organizó en forma centralista en 1886, y comenzó el declive de las élites caucanas en la estructura de poder de un país en crisis institucional permanente.

Tras la guerra de los mil días (1899-1902), que sumió a Colombia en la pobreza, se impulsó la fractura de la geografía política para debilitar a las unidades territoriales regionales y mitigar el riesgo de una nueva guerra civil. Fue así como en 1910 se formó el departamento del Valle y se escogió como capital a Cali, cruce de caminos y sede importante de comercio. En ese momento la nueva capital tenía 25 mil habitantes. En 1914 comenzó a operar el canal de Panamá, y el ferrocarril del Pacífico, que unió a Buenaventura con el interior desde 1915, impulsó la ciudad y la región: En 1938 Cali tenía 100 mil habitantes, en tanto que Popayán solo 30 mil, según el censo.

El declive de la minería del oro asfixió al Cauca. Los municipios del norte del departamento se dedicaron al cultivo de la caña de azúcar desde hace medio siglo por la falta de políticas agroindustriales adecuadas para otras opciones. Los conflictos por el cultivo ilícito de la coca en el resto del departamento han perturbado la institucionalidad y debilitado al Estado. El atraso educativo, reflejado en deficientes resultados en pruebas del Icfes, es también obstáculo para el desarrollo social. Hubo desarrollo importante en Caloto y Santander de Quilichao, a raíz de la ley que otorgó estímulos fiscales para inversión industrial en todo el departamento tras la tragedia por deslizamientos en el cañón del río Páez, que vierte sus aguas en el río Magdalena.

La economía del Valle creció de manera importante durante la posguerra, con el apoyo de la protección a la producción nacional. Desde los 70 del siglo pasado la expansión se desaceleró, a tal punto que el ingreso per cápita bajó de 140% del promedio nacional a una cifra similar al promedio. El abandono del gobierno nacional a Buenaventura, ciudad de medio millón de habitantes cercada por las mafias, que solo interesa por su papel portuario, es inaceptable. Dinamizar la economía de la región, con base en la vinculación a la cuenca del Pacífico, es punto de apoyo lógico para rescatar a toda la región.

VER COMENTARIOS