Agua en el Valle

Agua en el Valle

Enero 14, 2019 - 06:35 a.m. Por: Gustavo Moreno Montalvo

La cuenca media del río Cauca comprende el Valle hoy habitado por más de cuatro millones de personas, con importantes ciudades intermedias y cultivo de caña de azúcar en escala significativa.

Hasta los años cincuenta los patrones de pluviosidad hacían frágil toda aventura agrícola en gran parte de su territorio, y Cali se inundaba con las crecientes. Los jarillones y la presa de Salvajina, construidos por la Corporación Autónoma Regional (CVC), mitigaron riesgos.

Por ello es inaceptable la ocupación del tramo del jarillón en Cali que pone en peligro a toda la ciudad: el colapso del jarillón sería catástrofe de proporción inimaginable; dejaría la ciudad inhabitable, la mitad inundada y toda ella sin servicios de acueducto y alcantarillado.

La estrategia de la CVC comprendía un conjunto de presas para administrar el agua con sabiduría, inspirado por la Tennessee Valley Authority, que hizo lo correspondiente en un ámbito que abarca siete estados de los cincuenta de EE.UU. La validez del plan se mantiene, porque la estacionalidad de la lluvia es marcada, con mayor proporción entre abril y mayo, y entre octubre y noviembre, pero es variable: duración e intensidad fluctúan de un año a otro. Además Salvajina, la única presa de tamaño considerable, ya está construida. Las demás se necesitan para asegurar la sostenibilidad de la agricultura y proteger los asentamientos urbanos.

Los riesgos de inundación y escasez exigen atención consistente con la magnitud de la población y la actividad económica del Valle. Una de las presas, la del río Timba, podría ser fuente de agua para Cali en el largo plazo. Se abarataría el tratamiento del agua, hoy captada del río Cauca al borde de la ciudad; así se despejarían las incógnitas sobre suministro, y el foco de atención de Emcali sería la reducción de pérdidas, hoy en niveles superiores a 50 %, cuando antes de la intervención por la Superintendencia de Servicios Públicos en el año 2000 eran del orden de 30 %.

En general, para enfrentar la escasez de agua en el mundo se requiere promoción de usos acertados y moderación en los consumos. Eso significa actitud diferente hacia el recurso necesario para la vida, cuyo verdadero costo no conoce el grueso de sus usuarios, pues los subsidios a las tarifas de estratos bajos lo ocultan.

También implica el impulso al riego por goteo, que trae además gran eficiencia en la aplicación de abonos y elementos menores, con beneficio para el agricultor.

De otra parte, el ordenamiento institucional del país requiere revisión para proteger de manera efectiva el medio ambiente, pues la Ley 99, aprobada por el Congreso a instancias de la Administración de Ernesto Samper, cambió la naturaleza de las corporaciones ambientales y las transformó en entes políticos.

Los linderos de las entidades deben ser los definidos por la naturaleza, y su actividad debe orientarse a iniciativas ambiciosas para proteger y aprovechar de manera efectiva los recursos naturales.

La CVC, hija de la visión de Ciro Molina Garcés y José Castro Borrero, no podrá hacer su tarea, esencial para la comarca, mientras no tenga esquema de gobierno corporativo apropiado y misión adecuada. ¿Por qué no dar la batalla?

VER COMENTARIOS
Columnistas