Vuelve Kerensky

Vuelve Kerensky

Septiembre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

Se celebra el centenario del nacimiento de Douglas Botero, hombre de pensamiento independiente y juiciosas advertencias sobre el futuro. Gracias al cariño de su familia, tenemos desde esta semana entre manos el libro ‘Kerensky, vida y obra de Douglas Botero Boshell’, con lo mejor de su pensamiento como Kerensky, el seudónimo que lo hizo célebre. Aquí, un aperitivo:“Repetiremos hasta el cansancio que los comunistas no quieren la paz sino el poder. El cambio de las instituciones no afectaría simplemente a los que mucho tienen. El mismo peligro corre la hacienda del rico o la casa del pobre empleado. Porque para los comunistas el cambio de las instituciones consiste en la dialéctica del despojo.“Stalin fue un homicida lombrosiano que asesinó sin piedad diez millones de kulaks, campesinos pobres, propietarios de pequeñas parcelas. Esta afirmación sobre Stalin no la hago solamente yo, Kerensky, sino un jefe de Estado comunista ruso llamado Kruschev.“Mao, otro asesino nato, eliminó cuarenta millones de chinos en su retirada asoladora y en su revolución cultural. Esta afirmación sobre Mao no la hago solamente yo, Kerensky, sino un jefe del Estado comunista llamado Deng.“Castro, en Cuba, pasó por el paredón decenas de miles de cubanos y despojó con saña a todos los pequeños propietarios. Esta afirmación no la hago solamente yo, Kerensky, sino el mismo Castro, quien en sus discursos, con orgullo demoníaco, denuncia sus propias fechorías.“Ya es tiempo de que acabemos con la entelequia jurídica de diferenciar a los delicuentes políticos de los comunes. Porque es lo cierto que si un ciudadano particular denuncia unos atracadores comunes porque lo agredieron y trataron de despojarlo de sus bienes, es difícil pero posible que esos delincuentes sean castigados por la ley.“Pero si estos mismos delincuentes se han organizado en bandas terroristas y asesinas, secuestran, aterrorizan y extorsionan y roban al por mayor y, adicionalmente, quieren imponernos un régimen de tiranía policial y someternos abyectamente al imperialismo, entonces a estos malhechores se les clasifica como ‘políticos’, se les amnistía o indulta, se les otorgan cupos de taxi con radio para poder cometer mejor sus nuevos atropellos, se les otorgan préstamos por la Caja Agraria, se les facilitan largos espacios de televisión gratuita para su propaganda política y se trata de darles ventajas electorales para que con mayor facilidad puedan imponernos la dictadura.“La rebelión cuando triunfa se santifica y los asesinos de hoy pasan a ser los héroes de mañana. Por ello la insurrección, como el cáncer, debe extirparse de raíz y no aplicar ungüentos inocuos a tumores malignos. La tregua en el tratamiento del cáncer es siempre fatal.“Todos quisiéramos evitar la represión que es difícil, dolorosa y sangrienta. Pero peor es su única alternativa: la impunidad. Porque los hombres se unieron en sociedad para vivir en concordancia con un ordenamiento jurídico y evitar los actos de violencia y, en consecuencia, los abominables crímenes que son la secuela inevitable de la insurrección armada”.Lo que nos queda de leer a Kerensky: bienvenido el sueño reconfortante de la paz, pero hay que mantener un ojo siempre abierto.***Ultimátum. Grata iniciativa ciudadana, lejana de la política, la del empresario Nicolás Umaña: Pacto Por el Respeto (PPR). Su idea es que de aquí a la votación del plebiscito no nos matemos por el Sí o por el No. Opiniones y discusiones, bienvenidas, pero sin carga ofensiva.Sigue en Twitter @gusgomez170

VER COMENTARIOS
Columnistas