Gansadas

Gansadas

Octubre 07, 2018 - 06:40 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

Indebida intromisión. Dícese del papayazo que da un ‘creativo’ empleado de la Fiscalía al ordenar diligencias de policía judicial en la Jurisdicción Especial para la Paz (aunque haya contado con autorización de una magistrada). Pavimentó el camino para que la JEP se victimice y le baje el tono a lo que sí sería una indebida (repugnante) intromisión: la de ciertos funcionarios suyos comprometidos en la tarea de aconsejar y orientar a exintegrantes de la guerrilla. Apenas uno de los muchos roces de carrocería que tendrá la Fiscalía con la JEP, hoy bajo la lupa por una posible contaminación de sus funcionarios. Macondiana y especialísima una justicia que asesora a quienes juzga.

Agrupación satánica. Logró Marco Fidel Ramírez, el concejal de la familia bíblica, lo que no había podido Marduk con su música: que los colombianos supiéramos quiénes eran. Hasta hace unos días, solo un minúsculo grupo de admiradores conocía de la vida, obra y milagros de la banda sueca de black metal. Después de la campaña de Ramírez para evitar su presentación en Bogotá, a punta de firmas y declaraciones en tono de sermón, tocaron en Pasto, de manera calmada y sin desórdenes. Morgan Steinmeyer, fundador de la banda al que apodan ‘Evil’, estaría pensando seriamente en ofrecerle la jefatura de prensa del grupo a Marduk Fidel.

Indignación digital. Después de la catarata de fotos en Instagram con cientos de celebridades tapándose un ojo para protestar por un inaceptable episodio de maltrato, escribió José Carlos García, respetado periodista y experto en tecnología: “Yo hoy no me tapo un ojo. Me los tapo ambos, como hace esa ‘Colombia digital y mediática’, que ante un par de actores que se pegan e insultan, salen a indignarse, pero ante una niñita ahorcada e incinerada se hacen los ciegos. Es ‘otra noticia judicial’ más de este país”. Si fuéramos serios, lo de la pequeña Génesis ha debido generar un apocalipsis. Pero andamos ocupados con Marduk.

¡Que no panda el cúnico! Escuchan los sufridos y manoseados afiliados de Medimás a los funcionarios encargados de apretar tuercas en la entidad, dar declaraciones chapulinescas. Se les pide conservar la calma, porque no habrá cambios en la atención, la prestación de tratamientos o la asignación de citas. Medimás, antes Cafesalud, antes Saludcoop, es solo la más reciente estación de un vía crucis por el que arrastran su cruz cerca de cinco millones de colombianos. Casino debería ser el próximo nombre de una EPS donde jugar con la gente es misión y visión.

Controvertido empresario. Singular eufemismo que se emplea para sugerir ilicitudes no probadas en las actuaciones de alguien que flota en dólares por negocios o contratos. Calificativo que vivió su punto cumbre con los Nule, pero que en el pasado la prensa ha usado para referirse a Giorgio Sale, Julio Gómez, Emilio Tapia, Florentino Pérez e incluso el hoy presidente Donald Trump. Selecto club al que ingresa el colombo-español de ocasión Carlos Mattos, otrora filántropo consentido de los medios al que los escándalos judiciales le han dejado tiempo para seguir ejerciendo una de sus pasiones con aire de oxímoron: comprar medios enteros.

***

Ultimátum.
Caucasia, municipio fundamental del Bajo Cauca, es una entidad territorial de curiosa autonomía. Normas, reglas y códigos de conducta tácitos son aplicados con mano dura por sus verdaderos administradores, los paramilitares. Caucasia es la cárcel de miles de colombianos que ya se olvidaron de ese concepto gaseoso que les enseñaron en la escuela: Estado.

Sigue en Twitter @gusgomez1701

VER COMENTARIOS
Columnistas