Bestiario de dudas

Escuchar este artículo

Bestiario de dudas

Enero 05, 2020 - 06:40 a. m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

¿Dispuso Dios, como anota el Génesis, que los seres humanos “tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra”? ¿Tener autoridad equivale a perseguirlos, asesinarlos, descuartizarlos y devorarlos?

Cuando un humano mata a un animal para alimentarse, ¿Dios ve con buenos ojos esa acción? Si el humano es dueño de una enorme planta de sacrificio donde destazan miles de sus criaturas al día, ¿ese humano está salvando vidas de sus hambrientos semejantes o está asesinando, con ánimo de lucro, a miembros de una especie indefensa? El humano que come más de lo que necesita para sobrevivir, además de la gula, ¿comete un crimen contra otros seres?

¿Es válido alterar las reglas naturales y poblar desmesuradamente al planeta con vacas, cerdos, pollos, perros y gatos? ¿Cuántas horas de descanso y qué tipo de comida es justo dar a animales que ayudan al humano en tareas de trabajo, como los bueyes, los caballos o los perros de pastoreo?

Siendo los animales seres sintientes y gozando de protección legal, ¿es válido sacrificarlos cuando atacan a un humano en defensa propia? Los animales, obra divina desde la perspectiva de la religión, ¿están hechos a imagen y semejanza de quién? Viniendo la especie humana de un antepasado común que la une con otros primates, ¿deberían tener gorilas, chimpancés, orangutanes y monos algún tipo de privilegio?

Cuando Francisco de Asís se refería a los animales como “hermanos menores”, ¿los protegía o rebajaba su categoría? Un canario enjaulado o un pez en su pecera, ¿están condenados a la privación de la libertad por crímenes que no cometieron? Los perros y gatos que pasan la vida acompañándonos en nuestros hogares, a pesar del cariño y los cuidados que se les prodigan, ¿están sometidos a un disimulado estado de esclavitud? ¿Vestirlos, adiestrarlos, acostumbrarlos a nuestros hábitos y darles un nombre equivale a humanizarlos, estos es, a ir en contra de su genuino comportamiento animal?

Los pescadores deportivos, aunque suelten a su presa después de haberla desgarrado con un afilado anzuelo, ¿son maltratadores que experimentan placer con el dolor ajeno? ¿Los animales que nos demuestran algún tipo de afecto tienen por ello derechos negados para criaturas como los insectos? ¿Hay animales buenos y animales malos? ¿Esta clasificación la determina el placer o daño que causan al ser humano?

¿Los animales que exhiben la capacidad de sentir podrían tener algo semejante a lo que los creyentes llaman alma? ¿Dios pidió a Noé que salvara a tantas criaturas solo para que después de que bajara el nivel de las aguas siguieran sometidas a aquella especie que mayoritariamente Dios había exterminado con el Diluvio? ¿Destinar recursos públicos para la atención en salud de animales domésticos es un acto de sensibilidad o una injusticia con dineros que podrían salvar a humanos?

Si tanto queremos a los animales, ¿por qué decimos que una persona de censurables comportamientos es un animal o una bestia? ¿Después de su muerte va la esencia de los animales a algún sitio especialmente dispuesto por Dios? ¿Solo ellos están condenados a ser abono y alimento de bacterias? ¿Los seres humanos entienden que también son animales? ¿O negarlo con sofisticados argumentos es lo que nos hace “reyes” de la Creación?

***

Ultimátum.
¿Las primeras protestas de este año convertirán la luna de miel de los alcaldes en luna de hiel?

Sigue en Twitter @gusgomez1701

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS