Viene el pico

Escuchar este artículo

Viene el pico

Julio 31, 2020 - 11:55 p. m. Por: Gustavo Duncan

Las muertes diarias por coronavirus están alcanzando en los últimos días cifras que rondan y superan las 300 diarias. El pasado miércoles incluso ocurrieron 380 fallecimientos. A ese ritmo no solo se sobrepasarán las 10.000 muertes a causa del virus, sino que a finales de agosto el país podría estar cerca de los 20.000 fallecidos.

Todo dependerá en últimas de cómo evolucione la pandemia. Si el pico se alcanza definitivamente en los próximos quince días y las muertes diarias no sobrepasan el medio millar diarios, la cifra total oscilará alrededor de los 20.000. Pero si se extiende más tiempo o si se alcanza a finales de agosto, con un mayor número de fallecidos diarios, la situación podría ser más complicada. Las cifras finales podrían estar cercanas a lo ocurrido en España, donde de acuerdo a los registros de defunciones, se estima que el coronavirus ha dejado más de 40.000 muertes.

En cualquiera de los dos casos se tratará de una tragedia, con el resultado de decenas de miles de muertes. Y la única salida que se avizora para prevenir una tragedia peor, aun después de alcanzar el pico y que la curva comience su descenso, es la vacunación masiva de la población. En octubre, además, estará disponible el medicamento Remdesivir que reduce significativamente las muertes por el virus. Es una droga preexistente a la pandemia pero que necesita producirse a mayor escala para satisfacer la demanda mundial.

Ahora bien, pese al incremento de las muertes diarias, hay buenas señales sobre la atenuación de la pandemia en Colombia. En Cartagena y el Atlántico definitivamente se llegó al pico y la curva va de bajada. Las muertes diarias son mucho menores que semanas atrás y las salas de los hospitales y las unidades de cuidado intensivo comienzan a despejarse. No hay razón para pensar que no será así en las demás ciudades de Colombia.

Bogotá y los departamentos de Córdoba y Sucre parecieran estar alcanzando cifras máximas. Por lo que no deberían sumar muchas más muertes diarias en las próximas semanas. No obstante, otros departamentos y ciudades con grandes volúmenes de población deberían tener incrementos significativos en los próximos días. En particular el área metropolitana de Medellín apunta a una situación crítica, en que las cifras de muertes diarias se doblarán o triplicarán.

El escenario que se viene, aun en su versión más optimista, es el de un país que va a ver cómo su capacidad de atención hospitalaria será exigida al máximo. Muchos enfermos del coronavirus morirán sin poder recibir ventilación artificial. Ahora más que nunca se verá hasta dónde el liderazgo del Presidente será útil para preparar a la población frente al momento más crudo de la pandemia, agudizar las medidas de aislamiento y prevención y organizar el sistema de salud, de modo que al final el número de fallecidos y los niveles de saturación de los hospitales sean los menores posibles dadas las condiciones.

Como nunca, el Gobierno Nacional y los gobiernos locales tendrán que operar en situación de emergencia. Pero los apremios del pico en el corto plazo no pueden hacer perder de vista otros temas de largo plazo en relación a la pandemia. En particular el Gobierno Nacional debe, desde ya, dirigir sus esfuerzos y recursos a garantizar el acceso temprano a alguna de las vacunas que estarán listas antes de fin de año. Esta sigue siendo la mayor prioridad.

Sigue en Twitter @gusduncan

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS