Un discurso importante

Escuchar este artículo

Un discurso importante

Enero 03, 2020 - 11:55 p. m. Por: Gustavo Duncan

En su discurso de posesión Claudia López lanzó un mensaje contundente sobre el futuro inmediato de la política nacional, tanto en el fondo como en las formas.

Acerca del fondo reivindicó una serie de temas que constituyen el eje de las demandas de unas amplias mayorías. Se trata de la inclusión en servicios esenciales como educación y salud, de oferta de seguridad -la gente está hastiada de vivir con miedo-, de cuidado con el medio ambiente, de oportunidades de empleo y de respeto a los méritos y a las diferencias.

Es sobre todo el mensaje de aspiraciones de la gran masa de clase media que ahora constituye el grupo socioeconómico más amplio de la sociedad colombiana. En adelante, el ejercicio de la política para cargos nacionales va a depender de la construcción de discursos que le lleguen a esta mayoría. La anterior narrativa, que suponía que los candidatos debían ofrecer salidas a la pobreza, va a dar paso a una narrativa más orientada a la oferta de estabilidad y mejoría de las condiciones de vida de quienes hacen parte de las clases medias.

La ampliación de clases medias, con capacidad de consumo y conciencia de derechos, se ve reflejada en la susceptibilidad frente a privilegios inmerecidos de las élites. El país puede ser muy corrupto pero como nunca antes la ciudadanía ha desarrollado un sentimiento de indignación y de repudio hacia su clase dirigente. Antes la indignación se dirigía más hacia la violencia y el terrorismo, ahora es contra abusos y privilegios sociales.

Por la coyuntura actual, la forma del discurso dijo más que el fondo. En las últimas dos décadas el deterioro de los partidos tradicionales es tan profundo que lo que pareciera no es solo que el liberalismo y el conservatismo han hecho implosión, sino que el propio sistema de partidos está haciendo aguas. Lo que se imponen son liderazgos individuales que aglutinan, algunos de manera caudillista otros más pluralistas, fuerzas para competir en las elecciones.

En ese orden de ideas, las posiciones y el talante de un líder político dicen mucho más a la sociedad que las doctrinas ideológicas y las tradiciones de un partido político. En las formas del discurso de López se hicieron evidentes dos aspectos importantes sobre la propuesta de dirección política del país. En primer lugar, hubo un reconocimiento a trabajar sobre lo construido.

Por eso, el tema del metro encarna un símbolo tan importante como propuesta política. Mientras que Petro propone la anulación del contrato, López propone seguir con el proyecto y en lo posible mejorarlo. Las formas en este caso muestran que hay un liderazgo que quiere comenzar a construir de cero y fundar una nueva sociedad, mientras que otro aspira a corregir las aspiraciones incumplidas del proyecto de constitución liberal de 1991.

En segundo lugar, López mostró que, contrario a su lenguaje a ratos agresivo en campaña, está dispuesta a tender puentes con otros sectores políticos. Los acuerdos con la oposición en una democracia no pueden ser vistos como traiciones ideológicas sino como formas de entendimientos en sociedades civilizadas para, precisamente, evitar la exclusión de los contrarios.

En suma, el discurso de López fue la declaración de principios que diferencian la izquierda de centro de la izquierda radical hacia las elecciones presidenciales de 2022. De allí que Petro sea hoy la principal oposición a su alcaldía.

Sigue en Twitter @gusduncan

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS