Directo al desastre

Escuchar este artículo

Directo al desastre

Mayo 17, 2019 - 11:55 p. m. Por: Gustavo Duncan

Pareciera que fuera intencional, que diversas fuerzas se esmeraran en llevar al país a un desastre, o al menos a una situación volátil e innecesaria. Pero no es así. Es más bien la suma de decisiones irresponsables y oportunistas por separado que desencadenan decisiones aún más irresponsables y oportunistas, sin medir sus consecuencias.

La chispa que encendió la pradera fue ‘Santrich’. Al margen de las cuestiones jurídicas, el gran problema de la JEP con ‘Santrich’ es que si no aprobaba su extradición iba a verse seriamente comprometida su legitimidad. Y hay buenas razones para que la decisión política tenga más peso que la decisión jurídica.

La primera es que los videos, fotos y grabaciones son contundentes. Justo ayer cuando la JEP negó la extradición apareció otro video que ya no deja margen de dudas que la transacción de drogas existió. Fue una trampa que le tendió la DEA, pero ‘Santrich’ y el sobrino de ‘Márquez’ cayeron de cabeza. Por lo que los tribunales en los Estados Unidos deben tener aún más material probatorio. Basta decir que ya el sobrino se convirtió en testigo. Por consiguiente, no extraditar a ‘Santrich’ es proteger a alguien culpable a todas luces que incumplió los acuerdos: ¡Incluso él mismo admitió que las grabaciones fueron posteriores a la firma de la paz!

La segunda, se deriva de la anterior. Si la JEP exculpa a ‘Santrich’ en un caso tan obvio, entonces no tendrá credibilidad de una mínima imparcialidad en el momento que juzgue y condene a militares, políticos, empresarios y demás terceros que resulten comprometidos por sus actuaciones en el conflicto. Solo hay que imaginarse un ganadero o comerciante que haya sido extorsionado y secuestrado por la guerrilla, luego haya pagado protección a los paramilitares, incluso haya entregado información sobre quiénes eran los colaboradores de la guerrilla en el lugar, y sea condenado por la JEP a reparación y algún tipo de privación de libertad. Mientras tanto, ‘Santrich’ aparece ante las cámaras libre y posesionado en el Congreso con un discurso desafiante con sus víctimas.

En sus cabales nadie va a aceptar una justicia de ese tipo. Por eso la reacción tan fuerte de diversos líderes políticos que encarnan la indignación de un enorme sector del país que no puede aceptar un tribunal que exculpa a un culpable tan obvio. De allí en adelante cualquier juicio y cualquier pena que se imponga van a ser asumidos como una retaliación.

Tanto fue el rechazo que Néstor Humberto Martínez no pudo tener mejor oportunidad para renunciar a la Fiscalía. A pesar de ser demasiado obvio que su renuncia fue una estrategia para esconder toda su conducta antiética, por decir lo menos, en el caso Odebrecht, el ambiente político está tan crispado que de algún modo le ha permitido a Néstor Humberto pasar de agache.

Más oportunista y grave es la reacción del uribismo. La apuesta de una constituyente encontró su mejor justificación en la decisión de la JEP de salvar a ‘Santrich’. Tienen todos los motivos ahora para creer y hacer creer que la JEP no es un tribunal imparcial sino un órgano de la izquierda y Santos para perseguirlos. El problema es que con ese argumento quieren revolver las barajas y meterse ya en cambios institucionales que no vienen al caso. De lo que se trata es de pactar una Justicia transicional que lleve al país al cierre del proceso con las Farc, no de cambiar las leyes que nos gobiernan.


Sigue en Twitter @gusduncan

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS