Escuchar este artículo

Oasis

Diciembre 06, 2019 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Sólo en Colombia existe la hermosa tradición de encender velitas o faroles el 7 de diciembre.

Tuvo origen como un homenaje a María de Nazaret que va a dar a luz a su hijo Jesús y es un modo de inaugurar la Navidad.

Es un ritual sagrado si oras y eso te une a Dios y en familia, das gracias y no es sólo un acto externo.

Es triste que simplemente se reduzca a encender velas sin un sentido espiritual, jugar o incluso tomar licor.

Al prender cada velita da gracias por algo o pide por los que amas, tu familia, el país, los enfermos, los amigos, los que sufren, etc.

Desde siempre el humano ha visto en la luz un símbolo de lo más bello, de Dios, del amor o de la paz.

Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo y el que me sigue no camina en las tinieblas”. Deja que él sea tu luz y tu guía.

También dijo: “Sean ustedes la luz del mundo con sus buenas acciones”. Hoy y siempre irradia tu luz.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS