Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 02, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

En apenas 31 años, Franz Schubert, 1797-1828, fue capaz de componer una amplia y variada obra musical que incluye lieders, sonatas, conciertos y sinfonías.

Sin embargo, hubo que esperar a finales del Siglo XIX para que su talento fuera reconocido como merecía, pero ya había muerto.

Schubert tuvo una vida breve, pero vertiginosa. Fue cliente habitual de prostíbulos, contrajo sífilis y gonorrea.

Asimismo, le gustaba beber y tenía frecuentes periodos de depresión, aderezados con pensamientos paranoicos.

El brillante músico era bipolar y pasaba de periodos de euforia a otros de completa depresión.

Ese tobogán anímico le provocaba la idea de que tenía enemigos que podrían envenenarle. Los genios suelen sufrir mucho.

Es como contradictorio saber esto y al mismo tiempo elevarse al cielo con su precioso Ave Maria o su Serenade.

Así somos los humanos, somos una rara mixtura de oro y barro, de luz y de sombra, de ángeles y demonios.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS