Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Septiembre 26, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

“A mí, como a todas, me educaron para que me desearan. Para ser bonita, guapa, gustar mucho y meter la tripa ante un hombre.

Me crié en una sociedad en la que yo tenía que gustar muchísimo, pero no podía sentir placer y ser promiscua como un hombre.

El placer no ha sido nunca para las mujeres, pero a cambio sí debemos saber proporcionarlo.

Nos enseñaron a ser concubinas, no a que aspiráramos a ser emperatrices. Los arquetipos condicionan nuestra sexualidad.

A Las chicas nos educaron para ser sensibles, a ser posible, y para adquirir la capacidad para sufrir”.

Esta confesión de una mujer adulta, desnuda tantos vacíos formativos que poco a poco se van eliminando.

Falta mucho, sobre todo en países musulmanes, pero, el cambiar la mujer, el hombre a la fuerza también debe hacerlo o desaparece.

Mujeres nuevas que se aman y hombres nuevos que las valoran y respetan es lo que el mundo reclama.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS