Oasis

Oasis

Agosto 25, 2019 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

¿Por qué la muerte genera tantos estropicios emocionales? Hay muchos motivos como los apegos y las falsas creencias.

Culpamos a Dios y fácilmente llamamos amor a la posesividad y somos prisioneros al apegarnos.

No es raro que hablemos de “mi” pareja, “mis” hijos, “mis” nietos o “mis” amigos y los cuidemos como posesiones.

En teoría sabemos que estamos de paso y que nada es nuestro, en la práctica sufrimos con ataduras conscientes e inconscientes. Ponemos la felicidad fuera de nosotros mismos, creamos relaciones dependientes y con plena convicción decimos: “Sin ti no puedo vivir”.

“Mis hijos son la razón de mi vida”, “si esta persona muere, me muero con ella o me enloquezco”.

Eso que para nosotros es amor, en la realidad puede ser un asimiento doloroso y egoísta. Tememos a la muerte, porque no somos libres ni liberamos a los que decimos amar.

¿Deseas estar preparado para partir sin apegos ni temores? Lee mi libro ‘7 frenos para morir bien’. Es para vivir bien y bien morir.

@Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS