Oasis 85793

Septiembre 17, 2011 - 12:00 a. m. 2011-09-17 Por: Gonzalo Gallo

Si hoy te sientes en un sótano y con el ánimo disminuido recita despacio estos hermosos versos: “Anoche cuando dormía, soñé, bendita ilusión, que una colmena tenía dentro de mi corazón. Y las doradas abejas iban fabricando en él, con las amarguras viejas, blanca cera y dulce miel”. Anoche cuando dormía, soñé, bendita ilusión, que era a Dios lo que tenía dentro de mi corazón”. Versos frescos y sabios del gran poeta español Antonio Machado, el mismo de “caminante no hay camino…”. Si vives unido a Dios, no como “el de arriba”, sino como “el de adentro”, las sombras se volverán luz. Con el amor de Dios y con el tuyo puedes convertir las amarguras viejas o nuevas en blanca cera y dulce miel. No ores sólo en la dificultad, cultiva con Dios y los ángeles una relación de amor. Eso es la religión: una relación amorosa.

VER COMENTARIOS
Publicidad