Oasis

Oasis

Marzo 08, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Entre los musulmanes un califa era un sucesor de Mahoma y debía estar emparentado por sangre con el profeta.

Era un cargo hereditario y de linaje del jefe supremo político y espiritual de toda la comunidad islámica.

Había una vez un califa otomano que hace siglos decidió disfrazarse para conocer mejor a sus colaboradores.

Cierto día entró vestido de empleado a unos de sus palacios y ninguno lo reconoció porque hizo creer que era sordo.

Le dieron un humilde trabajo como camarero y eso le permitía estar cerca de los más altos funcionarios.

Como es obvio, las personas juzgaban y criticaban tranquilas en su presencia confiando en esa presunta sordera.

Pero no sólo hacían eso, algunos se contaban sus trampas y sus robos sin sospechar nada.

Grande fue la sorpresa y mayores los castigos el día que el califa hizo pública su estrategia y, como siempre sucede, cada cual cosechó su siembra.

VER COMENTARIOS
Columnistas