Oasis

Oasis

Diciembre 03, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Tú eliges vivir un diciembre con acelere o con calma, con un toque espiritual o un acento comercial o rumbero.

Supuestamente debes regalar algo y ojalá fuera más amor, ternura, perdón y cercanía con tus seres amados.

Esos aguinaldos valen mucho, no cuestan nada y en realidad son los únicos que ellos necesitan y te los agradecerán de corazón.

Dar cosas es fácil, pero el mejor regalo es darte a ti mismo como un árbol y en otros ejemplos de la naturaleza.

El árbol te alegra con sus primorosas flores, te sirve con sus frutos y te da sombra y su madera. En suma, te da todo.

Una feliz Navidad es iluminar como las lucecitas que te hechizan y ponerle colores a la vida como los que te dan regocijo en los adornos.
Un diciembre memorable es tener presente a Yeshua, amarlo, seguir sus pasos y practicar su mensaje de amor.

Si Él está presente para ti y los que amas, este mes será en verdad luminoso, amoroso y gozoso. Tú eliges.

VER COMENTARIOS
Columnistas