Oasis

Oasis

Diciembre 02, 2018 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

La palabra deseo viene del latín desiderio, según la raíz sid que, en la antigua lengua zenda, significa estrella y stella en latín.

Por eso se llama sideral o estelar a algo relativo a las estrellas. Consagrarte a realizar tus sueños es seguir la estrella y saber hacia dónde vas.

Una vida sin deseos y sin sueños es un sendero brumoso, una existencia pobre en ideales y rica en desdichas.

Consciente de esto, detente y mira cuánta pasión siembras en tus propósitos y en tu capacidad de servicio.

Tu buena estrella y tu buena suerte dependen no del destino, sino de tus decisiones y tu tenacidad.

Y esas decisiones, a su vez, dependen de tus creencias, de la visión que tienes de ti mismo y de la realidad. Eres lo que crees.

Elige, por tanto, desear algo con vehemencia, llegar a la cumbre y dejar una buena huella.

Haz lo que te dicte el corazón centrado en el amor y en Dios. Sé tú mismo, ámate y ama lo que haces. Sé un ser estelar, un ser de luz.

VER COMENTARIOS
Columnistas