Oasis

Oasis

Noviembre 25, 2018 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Ver y mirar no es lo mismo ya que mirar es ver con atención. Es algo parecido a la diferencia entre oír y escuchar.

En un mundo tan acelerado y superficial pocos ven y detallan porque es común andar en automático.

Cuando camino con alguien por una ciudad le voy mostrando los árboles y las flores y las personas me dicen:

¡Uy, Dios mío!, llevo años pasando por este lugar, pero sólo ahora me detengo a contemplar la hermosa vegetación.

Vemos más fácilmente lo negativo que lo que nos emociona, criticamos un hueco, pero no agradecemos una araucaria o una orquídea.

Existe una especie de miopía espiritual que nos impide admirar todo lo hermoso de la creación y de los demás.

Si eres consciente de esto alégrate porque tu vida se llenará de gozo si te dedicas a mirar y admirar todo lo bello.

Anda por la calle dando gracias a Dios por tantos tonos de verde, colores, formas, texturas; por el azul del cielo y por las nubecitas que vuelan.

VER COMENTARIOS
Columnistas