Oasis

Oasis

Noviembre 04, 2018 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

“Bésame así despacito y alarguemos el destino. Pues este amor tan bonito, que se nos dio en el camino, tiene la venia bendita del poderoso divino”.

Más de una vez has escuchado y/o cantado esta canción del cantautor mexicano Marco Antonio Solís.

Pero, ¿has permitido que su letra te interpele cuando habla de la venia bendita del poderoso divino?

Esa venia no es la bendición de la boda, es que Dios de verdad esté presente en tu relación y en tu vida.

Siempre pregunto a las parejitas que buscan ayuda en una consulta: ¿Ustedes oran juntos y cuidan su fe?

La respuesta casi siempre es un no porque Dios es un invitado de piedra en las relaciones.

La fe de muchos es epidérmica, es de momentos duros, de rezos rutinarios, de religiosidad sin espiritualidad.

Por eso busca que el poderoso divino sea tu centro y tu guía, tu amigo y tu compinche. Cuida tu fe y así cuidas tu amor.

VER COMENTARIOS
Columnistas