Oasis

Oasis

Noviembre 02, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Sony Setiawan llegó tarde al aeropuerto este lunes 29 de octubre. Es un funcionario del Ministerio de Finanzas de Indonesia.

Debería estar muerto, pero lo que llaman una jugada del destino le permitió seguir en este mundo.

La aeronave de Lion Air, un Boeing 737, desapareció de los radares 13 minutos después de despegar del aeropuerto de Yakarta.

Seis de sus compañeros de trabajo perecieron en la tragedia y él se salvó porque el tráfico lo atrapó.

Dijo: “Mis amigos y yo tomamos siempre ese avión. Suelo llegar puntual, pero debido al tráfico llegué a las 6:20”.

Entonces compró pasajes en el siguiente avión, su familia asumía que estaba muerto, lo lloraron y luego se alegraron.

¿Suerte? ¿Decisión de Dios? No, así estaba en el plan de vida que él eligió antes de venir a este plano.

Se muere cuando es, ni antes ni después. Eso aseguran los que viven al otro lado y se comunican.

VER COMENTARIOS
Columnistas