Oasis

Oasis

Octubre 15, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Pide a Dios tener los ímpetus del principiante que la Biblia llama “el amor del principio”. Apocalipsis 2,4.

Haz un constante inventario de tus talentos y tus bendiciones para amar la vida con avidez sin el ego del que se ve como experto.

Es mejor compartir con quien acepta humildemente que no sabe, y huir del que cree que se las sabe todas.

Quien actúa con mente de principiante está abierto a aprender y es amigo de explorar, crear e innovar.

En tu relación de pareja las crisis se arreglan, o no llegan si cultivas el amor del principio de la relación.

O sea, te interesas como un buen novio por agradar, servir, ser detallista, enamorar y dar lo mejor de ti en todo momento.

Aplica el amor del principio en tu trabajo, en tus amistades y en la inquietud por vivir la vida con intensidad.

Quien cree que ya no tiene nada qué aprender se instala, se cierra al cambio y ve con tristeza cómo todo lo suyo se oxida o se estanca.

VER COMENTARIOS
Columnistas