Escuchar este artículo

Oasis

Agosto 05, 2018 - 11:15 p. m. 2018-08-05 Por: Gonzalo Gallo

En el budismo la palabra impermanencia es muy apreciada y ayuda a fluir y soltar todo tipo de apegos.

En sánscrito Anitya puede ser traducido como transitoriedad, no-permanencia, impermanencia o cambio.

La vida es cambio y en el universo las mutaciones son tan constantes como la noche y el día y la marea alta o baja.

En tu cuerpo hay células que se renuevan continuamente como las de la piel, el estómago y el intestino.

Cuando termines de leer este breve artículo ya no serás el mismo que al iniciarlo ni en lo físico ni en lo mental.

Si eliges ser consciente de la impermanencia te das cuenta cuán estéril es tener ataduras o apegos.

Eres un ser transeúnte, un viajero que avanza mejor sin cargas que pesan y frenan. El secreto es andar ligero de equipaje.

La vida te demostrará esta ley: “A más asimiento, más sufrimiento”. Lo único permanente en tu vida debe ser el amor.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS