Oasis

Oasis

Julio 22, 2018 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Le pregunto a una persona volcada en servir y ayudar a los demás a costa de su propia felicidad.

¿A qué cree usted que vino a la Tierra? Su respuesta obvia: Dios me mandó a servir a los demás.

Difícil sacar a alguien de esa trampa en la que suele estar parapetado el ego: “Tan buena yo que sirvo a todos”.

La verdad es que cada ser viene acá es a amarse sin medida y a ser feliz. Esa es la primera prioridad de la vida.

Es insensato olvidarte de ti por pensar en los demás y eso refleja que te quieres muy poquito.

Es normal dedicarse a ayudar para buscar reconocimiento o aprobación debido a una autoestima muy baja.

Además, buen número de ayudas son dañinas porque se interfiere en los aprendizajes de los demás.

Ámate y sólo sirve si no interfieres, si te lo piden, si sabes cómo, si tienes con qué y si tu ego no está buscando aprobación.

VER COMENTARIOS
Columnistas