Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Marzo 31, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Dos ángeles pasaron la noche en el hogar de una familia de ricos groseros que los enviaron al frío sótano.

Allí el ángel más viejo vio un agujero en la pared y lo tapó. Ante un reparo del joven dijo: “Las cosas no son siempre lo que parecen”.

La noche siguiente los recibieron bien unos esposos pobres, les dieron alimento y les cedieron su humilde cama.

Al amanecer el granjero y su esposa estaban llenos de dolor ya que su única vaca que les daba sustento, amaneció muerta.

El ángel joven dijo al viejo: “Por qué dejaste que esto sucediera. Al rico le ayudaste y dejaste que muriera la vaca de los pobres”.

- “Las cosas no siempre son lo que aparentan”, contestó el ángel mayor. Y dio esta explicación:

En el sótano de la mansión, noté que había oro detrás del agujero de la pared. Entonces lo tapé porque eran egoístas y tacaños.

Anoche el ángel de la muerte vino por la esposa. Hablé con él y accedió a que mejor muriera la vaca. Cuídate de juzgar.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS