Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Marzo 23, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Si no meditas y cuidas tu alma, el mundo es una inmensa carpa de cristal sin salida alguna.

La condena consiste en no poder abandonar el lugar y estar obligado a consumir, trabajar sin tregua y repetir inexorablemente a los padres.

La mente se satura de imágenes idiotas, violentas y anodinas que convierte la vida en un caos, en un laberinto de espejos.

Dijo un pensador con sentido crítico: “Nuestra alma es biodegradable, pero el plástico es inmortal”.

Sé consciente de que necesitas amarte, cuidarte y crear espacios de paz y de trascendencia.

Trascender es ir más allá de lo material y lo aparente, es darle prioridad a las realidades del espíritu.

Ya muchos lo hacen y meditan o se relajan, aunque curas y pastores digan que eso es “nueva era y diabólico”.

Hasta ese grado llegan los miedos y el ego espiritual que es el más dañino y sutil: “Lo mío es bueno y lo de otros es malo”. “Yo me salvo y tú irás al infierno”.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS