Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 13, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Una ruptura afectiva, las deudas, un duelo o una enfermedad son experiencias devastadoras que piden amar y confiar.

Ante el mal te sientes derrotado, la fe se apaga y no sabes cómo enfrentar el infortunio y continuar.

En medio de esa desolación es cuando más necesitas nutrir tu alma, estar con Dios y buscar otras estrategias.

La vida no es un acertijo sin solución y los que no se rinden acaban por hallar las fichas del rompecabezas.

Ánimo, enfrenta los desafíos con esperanza, examina tu vida y mira qué cambios debes hacer.

Toda crisis es una oportunidad si corriges el rumbo, aprende de los errores y no te castigues sin piedad.

Recuerda que no hay derrotas definitivas, sólo hay pruebas y aprendizajes necesarios. Y ojo, son para todos.

Muchos que estaban sin salida están ahora en la cumbre y tú también lo estarás si persistes con fe.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS