Escuchar este artículo

Oasis

Agosto 23, 2020 - 06:20 a. m. Por: Gonzalo Gallo

Cuando perdonas de corazón ves con benevolencia y amor a quién te agravió y echas a la basura odios, rencores y resentimientos.

En el proceso de perdón es necesario experimentar reacciones emocionales como rabia, odio, culpa o tristeza.

Si eliges amar esa buena energía funciona como motor para que te muevas al espacio liberador de dejar lo negativo atrás.

Si no lo haces sigues de víctima, crónicamente enganchado a lo que sucedió, y no puedes disfrutar en el presente.

Después de una experiencia difícil puedes estar a la defensiva o amarte y retomar la normalidad.

Con el perdón a ti mismo y a otros transformas una experiencia dolorosa en un gran aprendizaje de amor.

Aunque no olvides el agravio recibido, recuerdas sin rabia, avanzas más allá del dolor, y rehaces tu vida sin estar anclado al pasado.

Perdonar te permite continuar con tu vida y sobreponerte al mal y al dolor, fortalecido y transformado.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS