Oasis

Agosto 31, 2022 - 11:30 p. m. 2022-08-31 Por: Gonzalo Gallo

Modificar la realidad, o intentar hacerlo, luchando, trae un costo muy alto: sufrimiento y dolor en salud y relaciones.

El problema con el ego soberbio es que quiere cambiarles la realidad a los demás para sentirse bueno.

Busca sentirse aceptado, porque él depende de la aprobación de otros porque no es feliz por sí mismo.

Nosotros como no somos maestros, necesitamos pasar por todos los sufrimientos para poder aprender.

Los maestros no nacen para aprender, nacen para enseñar. Antes de errar, aprendamos de los individuos centrados.

Ellos aceptan la realidad presente como una maravillosa oportunidad para transcender sus propias limitaciones internas.

Por lo mismo solamente se ocupan de modificar su propio interior y eso impide que sufran.

Por supuesto que el ego orgulloso dice: “Si otros lo hacen, lo hago yo.
Miren cómo soy de bueno... Miren cómo soy de sabio... Miren que yo sí fui capaz”.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS