Oasis

Mayo 05, 2022 - 11:30 p. m. 2022-05-05 Por: Gonzalo Gallo

La soberbia nunca es una buena consejera, antes bien, es fuente de pésimas decisiones y agorera de fatalidades.

Los ejemplos abundan y en universidades y empresas debían analizar hechos como el de la naviera británica White Star.

Sus dueños, dos millonarios arrogantes, decidieron competir con su rival la Cunnard, con base en el tamaño y el lujo.

A expensas de esos dos objetivos, sacrificaron lo prioritario: capacidad de maniobra y seguridad de tres naves colosales.

Estamos hablando del Olympic, el Titanic y el Britannic, cada uno ligado a colisiones y naufragios por grandes y por lentos.

El Olympic causó terribles daños en varias ocasiones y el Titanic tuvo un trágico destino en su primera travesía de 1912.

Pero la soberbia enceguece y esa tragedia no produjo cambios efectivos en el Britannic, apenas en construcción:

Una mina lo llevó al fondo del mar en 1916, cerca de Grecia, en sólo 50 minutos. ¿Tienes buenas prioridades? ¿Eres humilde?

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS