Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Junio 03, 2020 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Parece que poner el corazón como asiento del amor y el afecto se remonta al Siglo XII en Occidente.

De hecho, en algunas culturas orientales el centro del amor está en las entrañas y más concretamente en el hígado.

Por eso se habla de un amor entrañable y en algunas regiones de Turquía los novios se dicen: “Te amo con todo el hígado”.

Suena gracioso o estrambótico, pero las emociones están más unidas a las entrañas que al corazón.

Por eso a usted el miedo le suelta el estómago y cuando se llena de ira se le sube la bilis.

La verdad es que hay que amar “con toda el alma y todas las fuerzas”, amar sin medida.

Amar con un amor incondicional iluminado por el respeto, la comprensión, la fe, la lealtad y el compromiso.

Un amor así pide cuidar el espíritu, estar con Dios y dejar de lado el Ego. Entonces se ama con el corazón, el hígado y todo el ser.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS