Escuchar este artículo

Oasis

Enero 12, 2020 - 06:15 a. m. Por: Gonzalo Gallo

Dios mora en nuestro ser, los angelitos nos acompañan y somos las sumas de varios ‘Yo’, aunque no lo percibamos.

La armonía entre ellos evita conflictos o dilemas: pensamos y al mismo tiempo somos observadores del que piensa.

Somos tan complejos que un yo se detiene a analizar lo que hizo otro yo: “Uy, ¿cómo es que hice eso? “¿Por qué?”.

El sabio indio Krishnamurti, 1895-1986, era bien amigo de profundizar sobre ese misterio del pensador y el observador.

Siempre invitaba a ser cada día más conscientes, controlar la mente y vivir en coherencia con buena consciencia. Mira sus buenos videos.

A este plano se viene solo a evolucionar en tres áreas: Ser más amorosos, conscientes y coherentes. Nada más.

Pero ¿acaso esas son las prioridades sociales? Para nada y, por eso es común vivir enredados, sin paz y desolados.

Ámate, ama y dedica buen tiempo a ser consciente y coherente. Eso es saber vivir con armonía interna y externa.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS