Escuchar este artículo

Oasis

Julio 25, 2021 - 06:20 a. m. 2021-07-25 Por: Gonzalo Gallo

No es fácil brindar ayuda. Al hacerlo sin sapiencia, es frecuente interferir en lo que otra persona necesita aprender.

Ella elige hacerlo con dolor porque no ha querido aprender con amor. Un buen número de “ayudas” no lo son tales y hacen daño.

En ocasiones el ego orgulloso te mueve a ayudar y te jactas “yo tan buen@ que le ayudo a todos”.

En otras ocasiones aquel a quien apoyas se te recuesta para que lo mantengas y no asume responsabilidad por sus actos y por su vida.

Cuando te vuelves cojín se te recuestan. Si te pones de tapete, pues te pasan por encima. Despierta, ámate y sin culparte di no.

Peor cuando ayudas sin saber cómo: Un amigo te habla de sus problemas como casado y le dices “sepárate”.

¿Eres terapeuta de parejas? Seguro que no. Entonces ¿Por qué te entrometes de esa manera sin saber?

Algo más: Es común hacer por otro lo que él puede y debe hacer. Hay tantas cosas por aprender y por desaprender.
Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS