Pederastia ‘a la carta’

Pederastia ‘a la carta’

Agosto 27, 2018 - 11:35 p.m. Por: Gloria H.

“Es un hecho que personas con ese tipo de inclinaciones busquen actividades que les faciliten tener a chicos y chicas cerca. Es muy difícil dar con un pedófilo que trabaje en un hogar geriátrico”, dice un especialista. (…) “Pero está claro en cambio que a los pedófilos les interesa ser sacerdotes para tener más cerca a sus presas”. (Semana, edición 1895, pág. 61)

El tema de la pederastia en la Iglesia Católica es vergonzoso. Sobre todo hipócrita puesto que ‘a nombre de Dios’ se alcahuetean los abusos. Es lo que la psicología llama perversión. Confundir con la palabra, mientras con los comportamientos se contradice lo dicho y de paso se violan los límites. Pero la olla seguirá ‘pitando’. Continuarán apareciendo hervores contaminados. Por todos lados. Lo que significa que el asunto no es circunstancial, ni siquiera geográfico y mucho menos moderno. Ya le pasó factura al Papa en su viaje a Irlanda.

El problema tiene raíces y mientras no se llegue a estas, no habrá solución posible. Tiene que ver con el enredo que construyeron las religiones con la sexualidad. Mejor dicho, con la dualidad al creer que existen un cuerpo y un alma separados. Un cuerpo ‘malo’ y un alma ‘buena’. Cuando la filosofía (y la cultura) aceptaron que los seres humanos teníamos partes divinas y partes humanas, fragmentaron la esencia y nos obligaron a vivir en guerra. ¿Cómo convivir con un inquilino interior diabólico?

La sexualidad y el sexo no son ‘opcionales’. Así como no lo son alimentarse, respirar o defecar. Son necesidades básicas de la condición humana que deben educarse para convivir. A un niño o niña se los educa para ‘entrar’ en la sociedad con el manejo de sus necesidades primarias. Pero intentar negarlas de un tajo como si las hubiese buenas y otras malas, allí esta el despropósito.

Lo más impactante es lo que concluye el especialista en Semana. Las profesiones, oficios o actividades, atraen perfiles de personalidad que concuerdan con las condiciones de la actividad escogida. Pedofilia en la Iglesia Católica en proporciones vergonzosas, ¿por qué? Determinaciones de los años 306 y 325 sobre celibato, deben actualizarse porque el mundo no permanece estático. Y son las que atraen a pedófilos al lugar ‘perfecto’, miel para las moscas.

La evolución obliga a modificar criterios caducos que hoy son enfermizos. Ni qué decir de la discriminación a la mujer, claro, ella le representa el pecado (¿el cuento literal de Adán y Eva?) y la sigue tratando como hace siglos. ¿Será que el celibato obligatorio es inhumano?

La Iglesia católica ha pedido perdón varias veces pero el hecho no es seguir ‘eternamente’ haciéndolo por las faltas que comete como institución humana que es, sino corregir el rumbo. Mientras no lo haga llegará el momento en que su perdón se considerará una burla (¿estamos cerca?). Algo así como pecar e intentar ‘empatar’, excusándose. Los cambios no son de fachada… ¿Cómo va el asunto en Cali?

A propósito, en la mente de cada quien se puede ser pedófilo o cualquier otra conducta demente, pero ‘pedalear’ a la ‘loca de la casa’ no es en absoluto sano. Alimentar monstruos (como la imaginación desbordada) produce consecuencias. Salud mental significa colocar límites entre lo que imagino y lo que realizo. Psicosis significa desconocer esos límites…

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas